La Opinión de Hermann Tertsch

Precariedad

07.09.2011 | 0 Comentarios
Zapatero en la rueda de prensa en la que anuncia que adelanta las elecciones al 20N

La precariedad financiera y crediticia llega a niveles de espanto. El lunes fue terrible, el martes ha sido espantoso. Y cunde el miedo a un colapso de imprevisibles consecuencias. Nadie sabe hoy a ciencia cierta en qué situación vamos a llegar a las elecciones del 20 de noviembre. Está claro que fue una barbaridad que Zapatero abriera a finales de julio una campaña electoral de cuatro meses. Más allá de la frivolidad de elegir el 20N como fecha. Se supone que para darle al candidato socialista algún lema electoral más basado en la perversión de la memoria histórica.

Por si la precariedad terrible en el terreno económico y financiero no fuera suficiente, tenemos otra en las calles que se visualiza a diario desde hace ya meses. Las manifestaciones del 15M, las protagonizaron inicialmente muchos miles españoles hartos de las consecuencias de una catastrófica gestión de la crisis. Y de la falta de respuestas a la dramática situación de millones. Después han derivado en manifestaciones de grupos antisistema y ultraizquierdistas, cada vez más reducidas en número. Ahora se han unido a esta serie de manifestaciones los dos sindicatos mayores. Han sido colaboradores silenciosos del Gobierno en toda la desastrosa política económica que ha llevado a nuestro país aborde del abismo. Ahora protestan contra el giro hacia el realismo al que se ha visto obligado Zapatero.Pero también salen a la calle contra una reforma constitucional que cuenta con el apoyo del 90% de nuestro parlamento.

Los sindicatos, aliados ahora con los grupos radicales, parecen fraguar una fuerza de choque, muy minoritaria, pero decidida a romper la normalidad de las calles españolas. La radicalidad de estas manifestaciones ha crecido gracias a una política de permisividad del Gobierno. Que ha llevado a situaciones insólitas en las que pequeños grupos radicales han bloqueado el tráfico y ocupado espacios públicos con total impunidad, especialmente en Madrid. Han conseguido además un eco mediático desproporcionado. Gracias al papanatismo de muchos medios. Y por supuesto a la cobertura amiga de los medios más cercanos al Gobierno. Porque es un fenómeno insólito en Europa que un Gobierno se dedique a cortejar a unas fuerzas antisistema. Que violan las leyes con sus concentraciones y ocupaciones. Y con sus mensajes.

Al parecer el candidato socialista aun se promete cosechar votos en esta extrema izquierda.Aunque es fácil predecir que perderá otros de votantes socialistas hartos de la impunidad de esos grupos minoritarios. Que trastornan permanentemente la vida ciudadana en el centro de Madrid. Podría decirse que allá cada uno con sus cálculos electorales. Pero la gravedad de esta permisividad del ministerio del interior es que ha convertido la inobservancia de las leyes en algo cotidiano e impune. Dirán algunos que es lógico que unos jóvenes radicales violen las leyes.

En un país en el que el Gobierno autónomo de una región española como es la Generalidad de Cataluña proclama y llama al desacato a sentencias del Tribunal Supremo.Lo cierto es que cumplir y hacer cumplir las leyes es especialmente necesario en épocas tan convulsas como las actuales. Lo único que puede garantizar nuestra convivencia en paz y orden es la ley. Con unas fuerzas de seguridad con capacidad y órdenes para hacerlas cumplir. Y un Gobierno esperamos que pronto con voluntad política de aplicar la ley con toda su legitimidad democrática.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
3 + 1 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%