La Opinión de Hermann Tertsch

Pintan bastos

24.03.2011 | 0 Comentarios
Sócrates podría dimitir hoy  si el Parlamento no aprueba el nuevo plan de ajuste

No hay más que echarle una ojeada a la actualidad para ver que pintan bastos. Allá donde miremos. La intervención en Portugal ya es un hecho.

La situación política había convertido en insostenible la situación financiera. Durante muchos meses, más bien años, los políticos portugueses se han negado a aceptar la realidad, hasta que ésta, que es muy terca, los ha engullido a todos. Supongo que les resultará familiar la situación y no sólo porque hablamos de nuestros vecinos.

En Oriente Medio se precipitan los acontecimientos. Cierto que parece imponerse cierta sensatez entre los europeos sobre la estructura de mando en esta guerra. Pero continúan las absurdas disquisiciones sobre Gadafi. Como si esta intervención armada pudiera acabar con otra cosa que su derrocamiento. El ridículo que supondría negociar con el dictador después de lo sucedido equivaldría a nuestro naufragio moral definitivo. Y animaría a los demás déspotas de la región a matar a sus ciudadanos rebeldes, mucho y rápido. Para compartir suerte con el superviviente Gadafi y no con los caídos, el tunecino Ben Alí y el egipcio Mubarak.

Esperemos que sea una mala broma que algunos contemplen su supervivencia en el poder. El siguiente escenario ya está a punto, aparte del remoto Yemen. Se trata de Siria, otra dictadura tan brutal como la libia. Las manifestaciones se extienden ya por todo el país y llegan sin cesar noticias de muertos y detenciones masivas. Con la caída del régimen de Assad caería uno de los peores enemigos de Occidente en Oriente Medio. Y el aliado principal del régimen de Iran y su presidente Ahmadineyad.

El mapa cambia vertiginosamente. Pero no crean que aquí no tenemos motivos para el estupor. El vicepresidente del Gobierno -presidente lo llama en lapsus freudiano televisión española- se ríe abiertamente de un diputado de la oposición y se cisca en la labor parlamentaria. Con muy crecida chuleria tabernaria ridiculiza una pregunta de un representante popular sobre el escándalo Faisán -nada menos que la supuesta colaboración de sus mandos policiales con los terroristas de ETA-. E intenta desprestigiarle aludiendo con insultos a televisiones que no le gustan al señor Rubalcaba. Y a otra diputada electa, a Rosa Díez, la intenta descalificar aludiendo a sus lecturas de derechas. Como comprendemos que Rubalcaba y todo el Gobierno estén volcados en sus luchas internas por sobrevivir a su propia catástrofe. Pero mientras no se disuelva, el Gobierno tiene el deber constitucional de respetar al parlamento. Porque sus miembros están allí elegidos por los ciudadanos. Que pagamos a Rubalcaba. Y exigimos respuestas. No chistes. También le exigimos respeto al presidente del Congreso, José Bono, que dice que se ha reído mucho con la chulería de Rubalcaba. Porque somos muchos los que no le vemos gracia ninguna.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
5 + 3 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%