Nos queda la música

Peter Gabriel

23.09.2010 | 0 Comentarios
Peter Gabriel

1. Lo del disco de versiones es una jugada demasiado habitual para artistas en horas bajas. Un intento de insuflar aliento a proyectos en respiración asistida.

 

2. Y lo del disco con orquesta empieza a serlo. (Lo mismo hacemos pronto un “Nos queda la música” sobre esta modalidad del marketing pop).

 

Y, de repente, llega Peter Gabriel y le da la vuelta a este punto de vista. “Scratch my back”, el álbum que publicó en febrero con versiones orquestales de clásicos pop antiguos y recientes, es uno de los discos del año.

 

Los magníficos arreglos de John Metcalfe, más cercanos a la contemporánea y al misticismo de compositores como Steve Reich o Arvö Part que al romanticismo sinfónico o la banda sonora para todos los públicos, rehúyen la uniformidad. Cada canción, un mundo. Una sorpresa de matices inagotables. La selección de canciones resulta intachable. Hits indiscutibles como “Heroes” de David Bowie o “The Boy in the bubble” de Paul Simon. Reyes de la escena “indie” como Arcade Fire (“My body is a cage”) o The Magnetic Fields (“The book of love”). Y Radiohead, Lou Reed… o una debilidad: Randy Newman. La interpretación de Gabriel, con voz potente, clara, solemne, profunda, redimensiona esas canciones. A menudo irreconocibles. Siempre emocionantes.

 

Un disco de belleza perturbadora, extraña.

 

Pero, claro, no es precisamente un trabajo fácil. No es para todos los públicos. Y por aquí no ha tenido excesivo eco. Peter Gabriel no se prodiga apenas. Tras el éxito internacional de “So” (1986), solo un par de álbumes “normales”. En realidad no ha parado: bandas sonoras, colaboraciones, canciones sueltas, dvds en directo… Más el Womad, el sello Real World, iniciativas benéficas. Actividades encomiables que no aportan mucho a su discografía “convencional”. Parece haber renunciado al estrellato.

 

Su concierto de ayer en el Palacio de los Deportes no se llenó, por supuesto. Pero creo que todos los asistentes salimos maravillados ante lo que allí aconteció. Una orquesta de más de 50 músicos, un piano de cola, dos voces femeninas, unas pantallas y juegos visuales deliciosos, y un Peter Gabriel inmenso. Concentrado, casi inmóvil durante la mayor parte de la actuación. Hipnotizándonos con su voz. Por momentos, escalofriante.

 

Casi tres horas de concierto. Primera parte: “Scratch my back” completo y en orden. En directo, con imágenes y la “New Blood Orchestra”, resulta aún más intenso. Segunda parte: sus propios clásicos remozados para orquesta, el momento de la sorpresa, no los conocíamos así… Deslumbró. Con “Solsbury Hill”, el palacio reventaba. El público, entregado. Lo juro, yo lloré…

 

Semanalmente estamos emitiendo una serie de 7 programas sobre Peter Gabriel. Cada viernes por la noche, sobre la 1.30

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
2 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
joseluis_blog

José Luis Casado presenta los programas musicales de LaOtra "Nos queda la Música" y "Central de Sonidos"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%