Las buenas palabras

Palabras comodín

02.04.2012 | 0 Comentarios
preguntas

Las cinco uves dobles o preguntas del periodismo son “what” (“qué”), “who” (“quién”), “when” (“cuándo”), “where” (“dónde”) y “why” (“por qué”). Sólo publicaremos la noticia completa y correctamente respondiendo a todas en el texto.
 

En español hemos adoptado el mal hábito de sustituir cada una de las cuatro últimas por la primera: siempre preguntamos “qué”. Cada vez que sustituimos por “qué” una de las otras partículas interrogativas, eliminamos una palabra del diccionario. Cuatro, en total. Eso, en el lenguaje escrito tradicional, porque en el de los mensajes SMS de los teléfonos móviles escribimos directamente “q”, o incluso “k”.
 

Algunos ejemplos son “¿Qué vais, A Cullera con neverita y sillas plegables?”, cuando lo correcto es “¿Adónde vais, a Cullera…?”; “¿Qué lo ha hecho, Vanessa Jennifer?”, en lugar de “¿Quién lo ha hecho, Vanessa Jennifer?”; “¿Qué habéis venido, esta tarde?”, en vez de “¿Cuándo habéis venido, esta tarde?”; y “¿Qué os habéis separado, porque no os aguantabais”, cuando lo correcto sería “¿Por qué os habéis separado…?”. Este último error, la sustitución del interrogante “Por qué” por el interrogante “qué” es menos frecuente.
 

La riqueza terminológica de la lengua es vital, porque con la lengua trabajamos, nos comunicamos y, sobre todo, pensamos. Si hay menos vocablos, y faltan algunos de los esenciales, seguramente pensaremos peor. Para ilustrar esta aserción, analicemos el caso que se produce cuando alguien utiliza el sustantivo “mazo” asociado al verbo “molar”. En el caso de “mola mazo”, la segunda palabra equivale a “mucho”: “mola mucho”. Pero en el caso de “mazo de bueno”, la voz “mazo” significa “muy”: “muy bueno”. Nace una nueva palabra, o un nuevo significado del vocablo “mazo”, y desaparecen dos: “mucho” y “muy”. Hemos perdido un término.

 

Rafael Cerro

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
7 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
cerro_rafa_70

El periodista de Onda Madrid Rafael Cerro intenta demostrar que hablar correctamente puede, a veces, no ser cuestión de cultura sino de mera lógica. Estamos obligados a hacernos entender. Lázaro Carreter explicaba que el buen hablante no es el que practica el habla de la clase culta, sino el que domina más registros. “El lenguaje sirve para pensar; hablando mejor somos más libres”.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?