La torre del alquimista

Otros jardines (1)

10.11.2010 | 1 Comentarios
Laberinto Budapest

En los comentarios sobre Bomarzo y La Regaleira hemos podido observar dos ejemplos de Jardines en los que sus creadores han volcado en sus creaciones la forma que tenían de concebir el mundo. En el  jardín de los monstruos del sagrado bosque de Bomarzo el mundo renacentista. En la finca de la Regaleira la concepción Templario-Masónica de finales del siglo XIX.



No son estos los únicos ejemplos que llamaron nuestra atención, tal vez hayan sido los más significativos, pero no los únicos. En las líneas que siguen comentaremos someramente otras manifestaciones que encontramos en nuestros viajes.



Relacionado con Bomarzo deberíamos recordar el jardín del palacio de Púbol, construido por Salvador Dalí para su musa Gala. En Bomarzo se inspirará el insigne ampurdanés para reflejar en su propio lenguaje su devoción por la que fue su mujer y compañera.



No muy lejos de allí, en la ciudad de Barcelona, encontraremos otros dos hermosos ejemplos de jardines especiales con “encanto”, el parque Güell y los jardines de Horta.

 El parque Güell es debido a la relación entre el conde Güel, hombre de inmensa fortuna y mecenas de la cultura, además de Masón, y el genial aquitecto Tarraconense Antoni Gaudí.



El carácter innovador y modernista del parque no se escapa a la interpretación esotérica del mismo. Para muchos Gaudí en su juventud mantuvo contacto con corrientes como la masonería, a través de sus muchos amigos, y otros movimientos de tipo gnóstico y revolucionario. 

No muy lejos del parque Güel nos encontramos con los jardines de Horta, más conocidos como el Parque del Laberinto.



Jardín de fuerte contenido simbólico podemos clasificarlo como claro ej. De los efectuados en su época, como el de la Alameda de Osuna en Madrid, con el que comparte la construcción de un hermoso laberinto, tal vez los dos mejores exponentes que han llegado hasta nuestros días.



Sabemos de la importancia alegórica del laberinto en este tipo de construcciones. Simboliza las dificultades que deben superarse a lo largo de la vida y del camino iniciático que debe recorrer aquel que persigue la iniciación en el conocimiento. Hay que perseverar y superar las diferentes trabas para llegar al fín propuesto.  



El otro jardín mencionado, El de Alameda de Osuna, en Madrid, llamado “El Capricho”, además del hermoso laberinto, consta de un embarcadero, un lago con isla, la estatua de Cronos comiéndose a sus hijos, un maravilloso templete dedicado a Baco, una glorieta con efigies de los emperadores romanos, etc etc. Un agradable parque de 14 hectáreas con un discreto encanto.



Parques que reflejan el sentir de la época y el gusto por manifestar aspectos, más bien guiños manifiestos, a los visitantes que participen, junto con los autores, de una determinada complicidad con las ideas ilustradas.

Nos referiremos ahora a dos jardines ubicados en el norte de la península Ibérica, construidos casi cien años más tarde, y que podríamos encuadrar claramente dentro del contexto masónico. Sus autores son reconocidos masones y cada uno, en su estilo va a dejar clara constancia de ello.



El primero, es la finca de los Selgas-Fagalde, en Cudillero, Asturias. El segundo los jardines del pasatiempo de los indianos hermanos Naveira en Betanzos, La Coruña.

Comencemos con los Selgas-Fagalde El palacio de estilo Neo-Clásico, se le denomina el Versalles asturiano. con obras de Goya, El Greco, etc. Es una hermosa mansión con una bonita finca, con lago y gruta y con los jardines de estilo Versallesco. Detenerse en la colección de estatuas del paseo nos sumerge rápidamente en la mentación iniciática de sus constructores.



Un jardín puede ser asemejado a un libro. Nos habla de las intenciones del autor, de su época y nos trasmite un mensaje que perdura a lo largo de los siglos. Y ese mensaje, como es el caso de los jardines que estamos analizando, nos lega una enseñanza que fue importante para sus constructores. El jardín de esta forma se convierte en un maestro que nos habla a través de las alegorías de sus estatuas y de sus recorridos. El asunto es que muchos de sus visitantes no saben leer y se quedan únicamente con la forma externa, de su estética. Fondo y forma se conjuntan armoniosamente para dar un único mensaje, el visitante actual se queda únicamente con la cáscara.



Al igual que los antiguos jeroglíficos egipcios ocultaron su mensaje durante cientos de años, los jardines de carácter iniciático permanecen ocultos en su significado al que no sabe leerlos.

Finalmente el jardín que personalmente considero la máxima expresión ideológica de la masonería en la península Ibérica, solo superado en su globalidad por la finca de la Regaleira en Cintra, Portugal. Me refiero al Pasatiempo, el nombre que recibe la finca de los Naveira en Betanzos, La Coruña.



Jardines todos que merecen la pena visitarse. Querido lector cuando pasees por ellos no olvides darle intencionalidad a tu mirada.

Un saludo

Antonio Elegido

 

 

  • Inspirador post y embriagadora foto de la fuente que emana vino en el Panoptikum (=laberinto) escondido bajo la vieja ciudadela de Budapest...
    10.11.2010 AAirmiles
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
3 + 11 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Antonio Elegido 70x80

Antonio Elegido González-Quevedo, el "profesor" del programa "Cifras y Letras". Lector infatigable de los clásicos. Viajero. Humanista. Amigo del Quijote.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%