La Opinión de Hermann Tertsch

Orgulloso adiós a Camps

21.07.2011 | 0 Comentarios
fotoblog_camps

Francisco Camps ha dimitido como presidente de la Generalidad Valenciana. En este país no estamos acostumbrados a dimisiones. Aquí siguen en sus puestos gentes que han causado infinitas desgracias a sus conciudadanos. Y otros que se han enriquecido obscenamente en su carrera política. Por eso es una noticia espectacular que Camps anuncie que deja el cargo. Y sin reconocer culpabilidad alguna en el escándalo de los trajes. El juicio dictará la última palabra. El origen de su drama personal está en el hecho de haber recibido tres trajes y no poder demostrar haberlos pagado. Eso en plena vorágine de la efervescencia económica en España. Cuando la economía boyante desataba entusiasmo generoso, peligrosas amistades y compadreos excesivos. El Gobierno de España y la fiscalía se han volcado durante años a buscar una causa contra Camps, que regularmente ha humillado en las urnas a los socialistas. Con todos esos esfuerzos solo lograron esa acusación de "cohecho impropio" que no lleva ni inhabilitación como condena. Bien distinto habría sido el resultado de ese mismo celo aplicado a algunos otros mandamases. Pero la política es dura, muchas veces injusta y sucia. Y al no poder demostrar su afirmación de haber pagado los trajes, quedaba marcado por lo que había de interpretarse como una mentira. Y esto era lo más grave. En un caso banal y menor comparado con los millones de euros que han desaparecido o han asignado irregularmente presidentes de otras autonomías. Pero esa doble vara de medir es consustancial al discurso de sus adversarios políticos. Por eso Camps se había convertido ya en un inmenso lastre para el Partido Popular. Que tiene que ir a las elecciones con un mensaje de regeneración moral y política. Imprescindible para movilizar a la sociedad española si quiere ésta salir del inmenso lodazal de frustración y ruina en que la han sumido estos pasados años. Camps ha tardado en aceptarlo. Es duro hacerlo tras ganar una vez más por cómoda mayoría absoluta. Le honra por tanto haberlo hecho. Como ha dicho, "Es una decisión personal, a favor de mi partido, que pretende que Mariano Rajoy sea el próximo presidente del Gobierno". Cerrado este capítulo, ahora el Partido Popular tiene las manos libres y la autoridad moral para exigir claridad y consecuencias en las decenas de escándalos que arrastra el Gobierno. Que van desde el latrocinio al erariuo público con los EREs falsos hasta la colaboración con banda armada por la que están procesados jefes policiales del candidato Rubalcaba y del ministro Camacho. Ser consecuentes con la política de regeneración exigía una dimisión de Camps. Pero exige ahora una política clara y una voluntad implacable. Antes y después de las elecciones. Para esclarecer todos los escándalos que lastran al partido gobernante tanto como su devastador balance de estos pasados años negros.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
5 + 11 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%