La Opinión de Hermann Tertsch

Nuevos tiempos

21.12.2011 | 0 Comentarios
Mariano Rajoy

Ya tenemos nuevo presidente del Gobierno. Es Mariano Rajoy. No podía haber sorpresas en el debate de investidura. Y no las hubo en cuanto al resultado. Pero sí han sido dos días de debate parlamentario gratificante. Como hacía mucho tiempo que no se vivían en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo.

Por lo pronto ha desaparecido la charlatanería mágica. Durante dos días Rajoy ha reafirmado su gran calidad como parlamentario. Pero ha impuesto ya con fuerza un estilo de claridad, sobriedad y contundencia que, tengo la impresión, va a dar calidad a nuestro parlamento. Cierto que la tranquilidad de su mayoría absoluta, 187 han votado a favor de su investidura, le dan una posición envidiable. Pero la credibilidad con que ha impregnado todas y cada una de sus intervenciones puede hacer mucho por devolver la confianza al maltratado y descreído ciudadano español.

Sin concesión alguna a la galería, Rajoy ha respondido con tono conciliador -salvo excepciones- pero dejando claro el mandato que tiene. Y su voluntad de aplicarlo. En ningún momento ha asomado la mínima tentación al cambalache. Emocionante han sido por supuesto la contundente respuesta al partido proetarra Amaiur. Al que ha dejado claro que ni él, Rajoy, ni la sociedad española les debe nada. Buena respuesta también a partidos de la oposición, y especialmente al Partido Socialista, que insiste en hacer favores al enemigo de la constitución.

Tenemos ahora un presidente que se compromete a gobernar para todos. Como ha dicho se acabó la España de buenos y malos. Se acabó el revanchismo oficial. Y se acabó la retórica en la que la palabra estaba servicio de la política. La palabra está al servicio de la verdad. Y Rajoy ha promemtido decirla por dura y desagradable que sea. Lo será en muchas ocasiones. Porque la durísima travesía por el desierto comienza ahora.

Dentro de unas horas, después de jurar su cargo ante el Rey Juan Carlos, conoceremos los nombres de sus ministros. Y después el primer consejo de ministros. A partir de ahí no puede fallar el ritmo. Para la aplicación inmediata de las reformas necesarias. Para crear claridad y confianza. Para dar a conocer a los españoles la situación real de la administración. Para anular tropelías de última hora, como nombramientos, asignaciones, subvenciones y contratos.

Rajoy ha prometido probidad y eficacia. Es lo que ha faltado. Es lo que España necesita para estos tiempos duros. El Gobierno exigirá sacrificios a los españoles. A cambio se le exige honradez, la verdad y que lleve a buen puerto la reforma más profunda de la España democrática.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
3 + 7 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%