La Opinión de Hermann Tertsch

No se rinde

26.04.2011 | 0 Comentarios
"Gadafi, carnicero"

Lo habíamos visto en Libia, ahora lo vemos en Siria. Y puede que pronto en otros lugares, probablemente en Irán. Es la guerra abierta de un régimen personal, de un tirano, contra su pueblo. El coronel Gadafi advirtió que perseguiría a los rebeldes libios como si fueran cucarachas. A las que hay que exterminar sin contemplaciones. Advirtió que no habría clemencia hacia la ciudad de Misrata que se resistía y resiste a sus tropas.

Este lunes le ha sucedido a la ciudad siria de Deraa, donde comenzó la insurrección contra el régimen de Assad hace cinco semanas. El presidente Assad que hace unos días prometía reformas, ha enviado al ejército con los tanques y han abierto fuego contra la población. Hay decenas de muertos. Desde los tejados de los edificios, francotiradores disparan contra la población. Impiden recoger los cadáveres y enterrar a los muertos.

Para el sisniestro dictador sirio, esta operación criminal de exterminio del propio pueblo no es nueva. Su padre, Hafez el Assad ordenó el aplastamiento de una revuelta sunni en 1982 en la ciudad de Hama. En pocos días a principios de febrero, las tropas sirias dirigidas por el hermano del dictador y tio del actual presidente, mataron a entre 20.000 y 40.000 habitantes. Fue una operación de tierra quemada en la que no hubo clemencia para nadie, incluidos mujeres, ancianos y niños.

Veinte años después, su hijo quizás pueda matar a tantos súbditos como Assad el viejo, pero es difícil pensar que podrá reinstaurar su régimen de terror. Como le sucedió a Gadafi muy pronto, Assad ha cruzado así todas las líneas rojas en el enfrentamiento con su pueblo. La guerra es total y no hay marcha atrás. Ya no podrá ofrecer concesiones ni componendas. Sólo el terror absoluto le ofrece alguna posibilidad de recuperar la calle. Aunque ya parece pequeña.

Hace cinco semanas los sirios aun pedían tan sólo reformas, la suspensión del estado de emergencia y el castigo a quienes mataron a las primeras víctimas. Hoy, centenares de muertos después, reclaman ya la cabeza del presidente. Muchos se interrogan desde la comodidad y seguridad occidental si nos convienen estas insurrecciones. Si no será peor lo que venga después. Creo que es un cálculo inmoral. No sabemos lo que vendrá después. Pero sí debemos saber siempre, cuando un dictador envía a su ejército con tanques a disparar contra la población desarmada, contra mujeres y niños, de qué parte estamos. Se hace muy difícil justificar cualquier duda.
 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
2 + 1 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%