Nos queda la música

Nirvana

24.03.2011 | 1 Comentarios
La mítica banda de música grunge Nirvana

Cuando hace no mucho se nos ocurrió comentar en el facebook (ya sabéis, “Fans de Central de sonidos y Nos queda la música” ) que estábamos preparando unos especiales sobre Nirvana y que pronto los emitiríamos, la reacción fue inmediata. Una avalancha de “me gusta” y comentarios varios. Entre ellos un suspicaz “Que raro que después de tanto tiempo nunca hayáis hecho un programa sobre Nirvana” que nos hizo mirar y remirar nuestro archivo histórico para confirmar que, en efecto, nuestra memoria funciona y nunca antes hemos dedicado un programa a Kurt Cobain y compañía.

No por falta de ganas, claro. Lo que pasa es que no disponíamos de material suficiente para hacer unos monográficos en condiciones. Cuando abordamos la trayectoria de un artista queremos hacerlo bien… ¡Y por fin! “Nos queda la música” aplica su tratamiento a Nirvana. Todos sus hits. Todos sus vídeos. Y, por supuesto, bastante material “raro”: temas en directo de variada procedencia y unas cuantas sorpresas que, de momento, no desvelaremos.

Nunca hemos hecho públicas las votaciones recibidas el año pasado para nuestra serie de programas “Los 200 artistas clave de la historia de la música” (¿os acordáis? Con ellos celebramos nuestra emisión número 2000). Un montón de críticos, músicos y gente de la industria (discográficas, salas, promotores…) eligieron sus nombres de cabecera. Y Nirvana quedaron muy altos. Entre los 15 más votados. Y empatados con AC/DC, Radiohead y Sex Pistols. Su historia fue breve pero intensa. Y fructífera. Kurt lo tenía claro: “es mejor arder que apagarse lentamente”.

Como decíamos, ha llegado el momento. Queremos contar la historia de Nirvana, queremos entender mejor a la banda más importante de los años 90. Punta de lanza del “grunge”. Y, sobre todo, responsable de abrir la trampilla para que el “underground” subiera a la superficie. Para que la música alternativa llegara al público masivo… hasta vender 50 millones de discos con apenas un puñado de álbumes y 5 años de carrera.

Además, su líder, Kurt Cobain, se suicidó en el momento álgido… con solo 27 años: icono trágico de una generación. Por no hablar de su tormentosa relación con Courtney Love… El caso es que toda explosión comenzó con los 4 minutos y medio de “Smells Like Teen Spirit



Para muchos, el himno de la generación X. Funcionó a la perfección como catalizador de esa rebeldía del “espíritu adolescente”. Y fue la puerta de entrada a su disco con mayúsculas: “Nevermind”. No hay mejor ejemplo del contraste característico de Nirvana: estribillo potente, coreable y ruidoso versus estrofa reposada o meditativa. Marca de fábrica. Pero el grupo tuvo también una faceta más relajada y melódica que se adivinaba desde el principio cristalizando en su “Unplugged” televisivo. Y sabían ser mucho más crudos. Su sonido inicial, el del primer disco, fue fruto del hardcore, el punk americano o el heavy metal de grupos como Black Sabbath. Y de compañeros de generación (y amigos de Seattle) como Mudhoney o Soundgarden.

De todo esto hablaremos en nuestros programas. En cuatro capítulos. Tres partes y un apéndice. Desde este viernes y en semanas casi consecutivas.

Iremos repasando la carrera de la banda desde su formación en los años de instituto de Kurt Cobain y el bajista Krist Novoselic. A Cobain le costó cierto tiempo que éste escuchara la maqueta de su “proyecto” Fecal Matter y montaran el grupo juntos: fue en el invierno de 1987. Junto a baterías que iban y venían, tocaban material de la demo de Kurt al que se iban añadiendo nuevas canciones. Tras llamarse Skid Row, Pen Cap Chew o Ted Ed Fred, por suerte se quedaron con Nirvana. No querían el típico nombre “malrrollista” de grupo punk, sino algo que sonara “bonito”.

En el 88 entraba en la formación el primer batería estable: Chad Channing. Se estrenó con el primer single del grupo: “Love Buzz”, versión punkarra de un tema de Shocking Blue. Editado en noviembre de 1988, y ya en Sub Pop. Sello donde, en junio del 89, salía “Bleach”. Debut producido por Jack Endino.  Y tras el disco, la primera gira estadounidense. Con un segundo guitarrista en la formación, Jason Everman. Incorporado a la banda casi únicamente por haber financiado la grabación de “Bleach” con 606 dólares... y al que acabaron echando tras numerosos enfrentamientos y la cancelación de varios conciertos.

A finales del 89, Kurt explicaba que la música de Nirvana estaba cambiando con él. A sus airadas primeras canciones siguieron temas más pop… y es que él se sentía más feliz. Meses después, empezaban a grabar un segundo disco con Butch Vig. Durante las sesiones, Cobain y Novoselic echaron a Chad Channing. Buscando nuevo batería probaron a Dave Grohl (que buscaba “hogar” tras la separación de su grupo “hardcore” Scream) y “a los dos minutos estaba claro que él iba a ser el nuevo batería”. Nos colocamos así al borde de 1991, año en que la música iba a cambiar porque… sí, porque llegó “Smells like teen spirit” y el éxito arrasador de “Nevermind” y…aquí lo dejamos. Tendréis que verlo en la tele. Todo lo que hemos comentado ya y muuucho más, perfectamente ilustrado. No se lo pierdan. Y que se entere todo el mundo. Mañana anunciaremos los horarios de estos programas.

En otro orden de cosas, seguimos con sorteos constantes en el facebook. En estos momentos tenemos dos concursos abiertos: hay una entrada doble para ver a Albertucho mañana viernes en Gigantik y dos entradas dobles para ver a los mallorquines L.A. este sábado en Moby Dick. Consulten el facebook y respondan las preguntas formuladas. ¿Qué cuál es el facebook? Ya saben: “Fans de Central de sonidos y Nos queda la música


 

  • Grande Kurt!!!
    25.03.2011 ahiestasbrunete
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
8 + 8 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
joseluis_blog

José Luis Casado presenta los programas musicales de LaOtra "Nos queda la Música" y "Central de Sonidos"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%