La Opinión de Hermann Tertsch

Medidas desesperadas

01.07.2011 | 0 Comentarios
Grecia vota el crucial paquete de ajuste para evitar la quiebra, con enfrentamientos en la calle

La Unión Europea ha confirmado hace unas horas que considera cumplidas las condiciones impuestas a Grecia para liberar el primer tramo de ayuda financiera urgente. Con los 12.000 millones que la Unión transfiere este domingo a Atenas, el Estado griego evita la bancarrota. No habría podido pagar ni sueldos ni pensiones este mismo mes de julio. Y el estado habría entrado en proceso de colapso.

Increíble pero cierta esta situación en un país considerado del primer mundo. Miembro de la alianza de estados más desarrollada y próspera del mundo. La inminente tragedia griega ha podido ser evitada en último momento. Aunque no son muchos los que crean que ha sido algo más que ganar tiempo.Y seguirán más inyecciones siempre ahora condicionadas a la aplicación de las medidas. Cuyo coste político es inmenso.

Las drásticas medidas de ahorro y el programa de privatización aprobados entran en vigor hoy mismo. Un tremendo recorte al gasto público, supresión de empleos públicos, supresión de prestaciones, subidas generalizadas de impuestos. Son algunas de las medidas que sufrirán directamente los griegos. Aparte de la liquidación de infinidad de privilegios sectoriales y gremiales y trampas generalizadas en la administración del estado. Que también están en el origen de este desastre.

Además comienza una oleada de privatizaciones que van desde el puerto del Pireo a las refinerías, banca estatal, aropuertos, minas, agua y casi todo lo privatizable. El estado heleno omnipresente, mamotrético, paternalista, clientelar y tan oscurantista como corrupto ha firmado su liquidación. Tendrá que surgir una administración mucho más pequeña, ágil y efectiva y sin mucho tardar, para evitar volver a una situación dramática.

Los sacrificios para los griegos serán inmensos. Y está por ver que el Gobierno pueda imponer todas las medidas ayer aprobadas. Cuando no cuenta con el apoyo de la oposición. Y sí con el rechazo a diversas medidas de gran parte de la población. Y tiene en las calles a unas minorías violentas cada vez más radicalizadas.

Aunque sin el mismo dramatismo, cabe recordar que nuestro vecino Portugal se dispone a aplicar un paquete de medidas también implacables. Y que lo que más diferencia a estos dos países es la actitud de sus poblaciones ante la situación de emergencia nacional.

En Portugal, la ciudadanía acaba de votar a una mayoría que acudió a las urnas con este saneamiento en el programa. De su victoria se deriva un claro mandato y autoridad. La serenidad portuguesa contrasta con la ira popular en Grecia, donde la actitud generalizada es la de buscar culpables ajenos y rechazar sacrificios propios.

Veremos que sucede aquí cuando se tengan que hacer las reformas reales y no estas maniobras dilatorias y confusas del Gobierno Zapatero. No somos Grecia pero el lodazal que deja este Gobierno será durísimo de sanear.Veremos si estamos más cerca de la actitud portuguesa o de la griega. Espero encarecidamente que optemos por la solución lusa.
 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 10 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%