La Opinión de Hermann Tertsch

Los sindicatos

02.12.2011 | 0 Comentarios
Los representantes de los sindicatos Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo

Decía hace unos días un sindicalista alemán en televisión que los sindicatos españoles son el último espejo en el que habría que mirarse. Así es. Aquí en España somos muchos los que consideramos que los actuales sindicatos son un de los principales obstáculos para nuestra modernización.

Los dos sindicatos mayoritarios representan a una ínfima minoría de los trabajadores españoles. Pese a ello tienen un control absoluto del mercado laboral. Y lo mantienen como rehén para garantizar la muy agradable vida parasitaria de unos inmensos aparatos. Que viven y muy bien de que el sistema siga como hasta ahora. A nadie puede por tanto extrañar que Cándido Méndez diga que no hace falta ninguna reforma laboral. Y que él no ve ninguna urgencia en nada más que en el plazo de su hipoteca. Esa frase define perfectamente la actitud. Imagínense que un político se atreve a decir que no hay nada urgente en un país con cinco millones de parados. En el que se multiplican las colas ante comedores de Caritas y demás beneficencia. En el que millones de hogares están presos por la angustia ante el dia de mañana.

Los sindicatos se han convertido en el mayor bastión de la reacción. De quienes impiden los cambios necesarios por puro interés propio inmediato. La demagogia izquierdista de estos sindicatos, propia de los años treinta del siglo pasado, cuando no del XIX, los ha llevado a un callejón sin salida. Y sus actuales líderes se aferran al modelo caduco. Como aquellos sindicalistas verticales, defienden con irredentismo posiciones insalvables y perdidas.

Hoy, en una comida a la Asociación hispanio alemana, el embajador de Alemania en España se ha felicitado por los primeros pasos del presidente electo, Mariano Rajoy. En especial de que haya dado un breve plazo a los agentes sociales para ponerse de acuerdo antes de decretar una reforma laboral. Que también Bruselas y Berlín considera urgentísima. No es otra que la aplicada en Alemania hace mas de una década por el socialdemócrata Schröder.

Quienes como Mendez creen que no hay prisa se quedarán en la cuneta de la historia. O lo están ya. Alemania ha anunciado que no habrá eurobonos. Que solo servirían para simular una normalidad y no acometer las reformas imprescindibles. La falta de competitividad no se cura con deudas que cubran deudas, dicen. Con las cosas claras, España no debe esperar componendas. Tiene que dedicarse a hacer estas reformas. Y ser el mejor en ello. Para estar en ese núcleo duro de la nueva Europa. Tenemos la suerte de que el Gobierno tiene un mandato claro en este sentido. Quienes estorben en ello habrán de hacer paso.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
18 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%