La torre del alquimista

Los Reyes alquimistas

13.12.2010 | 0 Comentarios
alquimia
 

Volviendo a la Praga de Rodolfo II, podemos decir que en ese momento histórico la linde que separaba la ciencia de los conocimientos esotéricos no estaba tan delimitada como en la época actual. Prueba de ello era la convivencia de estudiosos de uno y de otro signo, y con más frecuencia de lo que se puede imaginar ambos conocimientos formaban parte de la manera de ser de los eruditos de la época. 
 


Como ej. De lo dicho anteriormente podemos citar el caso de Johannes Kepler, astrónomo y filósofo alemán, famoso por formular y verificar las tres leyes del movimiento planetario conocidas como leyes de Kepler, que en 1600 llega al observatorio de Praga, en el que acabara de tomar su dirección y se convertirá en matemático imperial y astrónomo de la corte del emperador Rodolfo II. Una de sus obras más importantes durante este periodo fue “Astronomía Nova” (1609), la gran culminación de sus esfuerzos para calcular la órbita de Marte (1) . Posteriormente en, 1627, publicara sus famosas tablas Rudolfinas a las que dará este nombre en memoria del emperador.
 
 

También Giordano Bruno llegará a la Praga de Rodolfo II al que dedicó los "Articuli adversos mathematicos"
 
 

Praga, que desde el siglo XII, y provenientes de las universidades extranjeras, parís etc, va a generar un notable poso de alquimistas, contará entre sus prelados eclesiásticos con notables defensores de dichas prácticas. Los arzobispos praguenses, aún contando con la condena de estos estudios de la posición oficial de la iglesia, Arnost de Pardubice y Konrád de Vechta, irán formando escuela que será de utilidad en la época dorada de Rodolfo II.. por ej. El sacerdote Juan de Tesín con su obra "Cómo proceder si deseamos obtener la piedra filosofal".
 
 

El más antiguo tratado escrito en checo es el titulado "El camino justo del maestro Antonio de Florencia". Se remonta al año 1412 y fue escrito, según todo indica, por el alquimista checo, Juan de Laz..
 
 

El emperador Rodolfo II fundó en su corte una especie de academia científica, donde la principal disciplina fue la alquimia. Dicha institución fue encabezada por el médico personal del emperador, Tadeás Hájek de Hájek. Fue la más descollante personalidad científica de su época en Chequia. 
 
 

Hájek fue matemático, astrónomo, químico, botánico, hombre de gran cultura, así como una persona iniciada en las ciencias herméticas. Hájek no se dedicaba personalmente a los experimentos alquímicos, pero, por encargo del emperador, examinaba a los alquimistas que deseaban trabajar bajo el patrocinio del emperador, en cu corte. Aunque denunció varias prácticas fraudulentas, muchos impostores lograron engañarlo. Según el historiador Balbín, en la corte del emperador Rodolfo II trabajaron sucesivamente unos 200 alquimistas, y Balbín sostiene que no se puede describir cuánto oro consumieron.
 
 

El alquimista de más méritos en la historia de la alquimia checa se llamaba Bavor Rodovský de Hustisany, que vivió desde 1526 hasta 1600. Fue el más singular y sabio de los alquimistas checos. Provenía de una familia hidalga de modestos recursos, de manera que ni siquiera pudo frecuentar la universidad. Sin embargo, gracias a un tenaz esfuerzo personal, Bavor Rodovský adquirió una vasta cultura, aprendió perfectamente el alemán y el latín, penetrando también en los secretos de la alquimia.  
 
 

Desde 1578, Bavor Rodovský vivió en Praga, trabajando como alquimista al servicio del emperador Rodolfo II. Dejó a la posteridad cuatro extensos tratados de alquimia escritos en checo, que pertenecen al fondo de oro de la literatura sobre la alquimia. 
 
 

Bavor Rodovský no descubrió la receta para la obtención de la piedra filosofal, pero a diferencia de los otros alquimistas nos dejó la receta para la preparación del agua de la vida, “aqua vitae”, elixir que asegurara la vida eterna. El erudito alquimista aconsejaba: 
 
 

"Si quieres preparar una buena “aqua vitae”, toma un buen aguardiente y asimismo los condimentos que a seguir enumeramos: salvia, jengibre, nuez moscada, canela, pimienta negra, ajenjo, pasas, azúcar, anís, enebro y cáscara de naranja. Todos estos ingredientes se reducirán a polvo, mezclarán con miel y disolverán en el aguardiente. Si no tienes aguardiente, basta un buen vino italiano. Déjalo reposar durante treinta días en un recipiente bien cerrado y después destila con cuidado. "
 
 

Rodovsky, trabajó también con el noble  Jan Zbynek Zajíc de Hazmburk, consejero imperial y un típico magnate renacentista en el  famoso castillo de  Budyne, a unos setenta kmtrs. De Praga, el llamado castillo de los alquimistas.

 

Viejos sones que ponen en marcha profundas sensaciones que experimentamos en una parte lejana de nosotros mismos.

 

Un saludo estimado lector desde la Torre del alquimista.

 

Antonio Elegido
 

(1)Este tratado incluye dos de las tres leyes de Kepler sobre el movimiento planetario.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
9 + 5 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Antonio Elegido 70x80

Antonio Elegido González-Quevedo, el "profesor" del programa "Cifras y Letras". Lector infatigable de los clásicos. Viajero. Humanista. Amigo del Quijote.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%