La Opinión de Hermann Tertsch

Los más corruptos

07.07.2011 | 0 Comentarios
Camps toma posesión como presidente valenciano y promete un gobierno más austero y eficiente

Más del 85% de los españoles piensa que la corrupción está muy o bastante extendida en nuestro país. Y una aplastante mayoría piensa que donde más extendida está es entre políticos. Les siguen empresarios, jueces, abogados, empleados de la administración pública. Según la percepción de los ciudadanos el gremio menos afectado por la corrupción sería la policía.

Son datos publicados este miércoles por el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas. Personalmente creo que la percepción que revela la encuesta es errónea. No creo que los políticos españoles sean más corruptos que sus jueces, sus abogados, sus médicos o sus empleados de la administración pública. Creo que la corrupción afecta a toda la ciudadanía y que los políticos no están entre los primeros.

Creo que existe una cultura del abuso en esta sociedad que afecta a todos. Desde el más pobre al más rico, en todas las regiones y entre españoles igual que entre los inmigrantes que, en esto, se adaptan de inmediato. Creo que en toda la sociedad está implantada la convicción de que quien no se aprovecha del estado o del prójimo es poco menos que tonto.

Pero lo que yo crea carece de importancia. Porque los españoles sí piensan en su mayoría que los políticos son más corruptos que ellos. Esa percepción por parte de la sociedad domina la agenda. Crea un inmenso resentimiento. Y genera actitudes y posiciones políticas con múltiples consecuenias. Unas pueden ser muy positivas. Como lo son la mayor exigencia de control, fiscalización y exigencia de responsabilidades.

La mayor transparencia es necesaria en este país tan opaco en tantas cosas. Pero esa descalificación general de los políticos es una senda no sólo injusta sino muy peligrosa. Ya hemos visto a lo largo de la historia pero también en la actualidad, lo que ofrecen los adalides del rechazo a los políticos. Ofrecen propuestas que no llevan sino a la destrucción de la democracia.

Al desprecio a los mecanismos representativos que al final siempre deriva en el populismo, desprecio a la ley y a la postre, causas totalitarias. El deterioro de la imagen de los políticos tiene mucho que ver con la subcultura de la descalificación que trajo el zapaterismo. El intento de deslegitimar la opción política de la oposición a los socialistas se ha valido de todo. Desde un pacto del Tinell que marginaba al PP hasta la pena del telediario siempre utilizada contra políticos no socialistas. Así el deterioro de la vida política ha tenido un efecto sobre la ciudadanía.

Finalmente unas palabras para la demagogia sobre los sueldos de los políticos. Si queremos políticos capaces y cualificados no pueden ser objeto de descalificación por unos sueldos cercanos al menos a unos salarios de mercado. Si no, estaremos condenados a personajes que están en política porque no pueden estar en otra parte. Y de esos, en estos años hemos tenido demasiados gobernando. Con resultados conocidos y evidentes.   
 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 6 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%