La Opinión de Hermann Tertsch

Las protestas

20.05.2011 | 0 Comentarios
Unas 400 personas amanecen en el campamento  de Sol tras una noche de lluvia permanente

Hoy sólo tenemos un dato más sobre la situación en la Puerta del Sol. Una situación creada por unos pocos miles de manifestantes que ocupan esta plaza así como, en cifras mínimas, en otras ciudades españolas. Parece obligado insistir en que las razones de la protesta son lógicas y razonables. Y que estas razones las comparten millones de españoles.

El desastre económico que se ha producido durante esta legislatura en España no tiene precedentes en tiempos de paz. El hundimiento parcial de gran parte de las conquistas de varias generaciones de españoles que se ha producido bajo el Gobierno socialista tiene visos de tragedia griega. No solo porque los griegos, también con un gobierno socialista, sean otra de las sociedades del sur de Europa que han sufrido esta catástrofe. Que no se ha producido en el resto de Europa, donde los países adoptaron decisiones duras. Pero ya han salido de la crisis. Tienen los viveles de desempleo más bajos desde hace décadas. Y crecen a un ritmo saludable.

Estas manifestaciones, con una mayoría de participantes de buena fe, han emitido mensajes con deseos y ambiciones encomiables. Cuando se han puesto a hacer propuestas, las hay que todos compartimos, como la lucha contra la corrupción o el sistema electoral. Todo lo demás que ha surgido son mensajes ideológicos de la izquierda. De la izquierda radical o de la que ha gobernado en los años en que se ha producido el desastre que ha sacado a la calle a los manifestantes. De unos grupos y partidos que han intentado secuestrar este movimiento desde el principio. Pero hay un fenómeno preeocupante.

Esta manifestación de pocos miles ha logrado secuestrar una campaña electoral en la que participaban centenares de miles de españoles en plazas y mitines. Ha tomado la calle en unos días especialmente sensibles de fase final de campaña. Y pretende seguir ocupádola hasta el día mismo de las elecciones. Habrá mucha gente a la que no importe. Pero puede haber muchos ciudadanos españoles que se sientan coartados en su libertad. Y lo sentirán más si la jornada de reflexión y el dia electoral tienen a estos manifestantes concentrados en las calles. Y gravísimo es que desde el miércoles la concentración en Madrid está violando la ley porque fue prohibida por la Junta electoral.

Miles de personas cometiendo un delito electoral son jaleados y reciben todo tipo de atenciones por parte de los medios. Y muchos políticos que buscan su voto. Los manifestantes de buena fe debieran considerar que ya han cumplido su primera misión que es darse a conocer. Y acatar la ley y permitir a todos los espñoles gozar de dos días de tranquilidad antes de ir a las urnas. Después de las elecciones tienen campo y calles libres. Ahora su presencia es ilegal y una coacción antidemocrática.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
6 + 6 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%