A los toros

La valentía del PP, la tibieza del PSOE y el egoísmo de los nacionalistas

14.11.2013 | 0 Comentarios
senado470_toros

Ha sido un largo camino. Largo y farragoso. De la propuesta en forma de Iniciativa Legislativa Popular (ILP) de proclamar la Fiesta de los toros como como Bien de Interés Cultural (BIC) que entró en el Parlamento con el aval de casi 600.000 firmas a la proclamación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural (PC) va todo un abismo, muchos cambios y algunas claves.

El primero la denominación. La nueva designación de Tauromaquia acoge en su seno todas las expresiones artísticas y populares que cuento con el toro como protagonista. Desde la corrida a los recortes. Desde el encierro a pie de calle a los correbous, pasando por los de a caballo a campo abierto. Es una expresión más completa que reconoce al dios toro como santo y seña, referencia totémica y epicentro de todas las expresiones artísticas y de participación.

El segundo cambio ha sido por cuestiones de aplicación legal en la España de las autonomías (la declaración de BIC podría haber supuesto un problema de competencias con las Comunidades autónomas que tienen transferidas en materia del espectáculo taurino, como bien se encargaron en todo el proceso de significar los nacionalistas de Barcelona y Vitoria) algo por lo que de rebote ha salido beneficiado el espectáculo, pues al ser reconocido como Patrimonio Cultural se ha subido un escalón en el objetivo de ser declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Pero para quien ha seguido todo el recorrido, farragoso por cierto como digo (recordemos que las firmas entraron en el Congreso el 26 de marzo de 2012), de meses y meses de plenos y debates en la Comisión de Cultura del Congreso y finalmente su debate en el Senado ha sido muy esclarecedor, amén de la mala educación de sus señorías, el desconocimiento con el que se abordan estos temas (uno no sabe a qué viene tanto pagar asesores, si luego el resultado es tan pobre como lo oído en las salas de discusión parlamentaria) y sobre todo de falta de diálogo. Las posturas del primer pleno, meses antes, no se movieron un ápice en su último tratamiento el pasado 6 de noviembre de 2013, fecha que ya ha pasado a la historia de la nueva Tauromaquia.


Me quedo con la excelente intervención del Prof. Andrés Amorós, equilibrada, argumentada, firme y con un gran conocimiento del tema tratado, frente a la demagógica presencia de Leo Anselmi, antitaurino a sueldo de la Generalitat de Barcelona, insultante por momentos y fuera de lugar para un país maduro como España.


Del resultado de la votación final (144 votos a favor del PP y UPN, 26 en contra de los nacionalistas e Izquierda Plural y 54 abstenciones del PSOE) me quedo con la inteligente acción del Partido Popular (ahora sería obligado afirmar que yo no soy de ningún partido, bla, bla, bla… letanía con la que hay que justificar cada vez que se opina a favor de algo que hace bien el PP para que a uno no le llamen facha los fachas que se lo llaman) que ha sabido liderar de la mano de Unión del Pueblo Navarro la propuesta y cuyo equipo de trabajo, con algún error, pero sin complejos ha sabido hilvanar la madeja de una Ley que por fin va a reconocer la Fiesta, -perdón la Tauromaquia-, como parte del Patrimonio Cultural español, recibida como herencia de nuestros ancestros hace siglos.


Me quedo (abochornado) con la tibia, vergonzante, falta de compromiso y quiero pensar a que al menos bien intencionada postura del Partido Socialista Obrero Español. Su constante “matraquilla” de que hay que dialogar concluyó con un voto de abstención que debe sonrojar a muchos, confundir a otros y decepcionar a todos. Una vez más el PSOE no ha estado a la altura de lo que la historia esperaba de un partido centenario nacido del mismo pueblo del que surgió la Fiesta de los toros. Con la abstención no han dejado solos al PP y a UPN, sino que se han quedado ellos solos, alejados del concepto cultural, ecológico, antiglobal, popular y artístico de la Fiesta ¡Qué pena de oportunidad perdida que siempre echaré en cara!


Y por último me quedo con el trabajo de Luis María Gibert y su equipo. Luis María no ha podio por estar ingresado disfrutar in situ de las mieles de la decisión tomada por el Parlamento de España. Pero, para él y todos los fedatarios, equipo allegado y aficionados que han hecho posible la propuesta original de la ILP va mi reconocimiento que espero la historia haga justicia.


La valentía del PP, la tibieza del PSOE y el egoísmo de los nacionalistas dan como resultado una faena histórica de triunfo para la Tauromaquia. Me hubiera gustado que hubiera sido de orejas y rabo.

Miguel Ángel Moncholi


 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
9 + 8 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
moncholi_foto70

Miguel Angel Moncholi es periodista taurino por afición y por vocación. Doctor en Ciencias de la Información y Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid, Técnico en Relaciones Públicas, Diplomado en Protocolo y Profesor universitario, es Editor de Información taurina en Telemadrid, por cuyo trabajo en éste y en otro medios, como la Cadena SER, Burladero.com y un largo etcétera, ha sido premiado con una “Antena de Oro de Radio y Televisión”, dos “Premios Ondas”, tres “Premios de la Academia de Televisión”, un premio “Guillermo Marconi” y tres premios “Cossío”. Pero, su mejor premio es el contacto diario con la vida.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%