Palabra de meteo

La moda de bautizar estrellas

19.10.2012 | 0 Comentarios
Poner nombre a las estrellas

Mientras lea esto, desconecte su visión romántica de la vida  (que todos la tenemos, no insista, la tenemos) y active su instinto puramente económico, ese tiburón de Wall Street que (también) todos llevamos dentro. Y ahora ya sí, comience con la reflexión, ¿hay algo que en la actualidad, no se pueda comprar con una cartera a reventar de dinero?

La respuesta facilona del amor y el dinero no valen, así que de nuevo, ¿se les ocurre algo a lo que no le hayamos puesto precio? A mí no, pero si esta pregunta se la formulase a mi abuelo, fallecido hace casi dos décadas, aún se le podría ocurrir algo. Me imagino en una conversación con él, a lo Anne Germain, y le diría: “Abuelo, ahora se puede comprar una parcela en la luna, le puedes poner tu nombre (previo pago) a una estrella, y los que viven en ciudades con altos niveles de contaminación pueden pagar para respirar oxígeno puro, el mismo que tenemos nosotros en el pueblo”.
Y me apuesto, lo que quieran, a que no me creería ni palabra. Porque cierto es, que si te pones a analizar el tema (se dice qué difícil en este mundo que va tan deprisa), que mucho sentido, estas cosas no tienen. Desde mi punto de vista, calificar de “inversión” a esta compra se le queda grande, esto es claramente gastar y derrochar el dinero.

Así que dejo a mi abuelo ya tranquilo, y sigo con lo de comprarse una estrella online, que cuanto menos es digno de un post completo. Por el módico desembolso de 135€ puede ser el propietario de un Kit Estelar Par de Estrellas, que incluye ponerle un certificado con el nombre, un diagrama estelar con su ubicación exacta, un colgante grabado con la estrella y unos prismáticos de regalo para que la observe desde su casa. Ojito, ahí es nada.

La estrella Mario




También hay ofertas, tarjetas de regalo, posibilidad de comprar uno de los doce signos del zodiaco o hacerte con un astro de la constelación de Orión. Yo, personalmente, no salgo de mi asombro. Esta comercialización de las estrellas se hizo polémica desde el momento en el que a alguien se le ocurrió poner precio a algo que ni siquiera nos pertenece. Por esa típica costumbre que tiene el ser humano, de ponerle precio a absolutamente todo.

Pues bien, hay muchas voces en contra de esta práctica, porque para empezar la compra de una estrella y su posterior bautizo te hace dueño de nada. El único organismo competente para asignar un nombre a los cuerpos celestes es la Unión Astronómica Internacional (UAI). Son los únicos que reconocidos internacionalmente, tienen potestad para hacerlo y se realiza en función de su descubrimiento. Nunca regidos por criterios estrictamente comerciales, porque aquí como en todos lados, existen unas reglas previamente acordadas y aprobadas.

Ahora sí, deje aflorar durante unos segundos su visión romántica de la vida, porque uno no es de piedra, y el detalle de que te regalen una estrella debe ser todo amor, ¿no? Pues no. Deje las ensoñaciones de lado, porque es precisamente esa, la única que puede justificar esta compra. Argumento el del amor o el detalle, que se quedan cojos en el momento en que te enteras que el certificado es un trozo de papel sin utilidad legal, porque esa misma estrella no será reconocida internacionalmente como tuya, ni tu nombre aparecerá en los mapas celestes y lo que es peor, con el tiempo volverá a ser vendida de nuevo.

Ya no les mareo más, no piensen sólo en términos económicos, vuelvan a su ser. Y no sé ustedes, pero al menos yo,  creo que por su valor y belleza hay cosas que se escapan al poderoso caballero don dinero. Porque hay cosas que sencillamente no tienen precio.

Pero aun así, no se ilusionen, que algún iluminado vendrá algún día a vendernos nubes o glaciares, o ya que me pongo, icebergs. Y si no, al tiempo.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
5 + 2 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
tiempo_70x80

Este es un lugar de encuentro, para curiosear sobre todo lo relacionado con la meteorología, de la mano de nuestros presentadores del tiempo: Jacob Petrus, Antonio López, Adrián Cordero y Lucía Bustillo. 

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%