El Megablog

La mejor de las tres

14.10.2010 | 1 Comentarios
damon_megahit

El “fenómeno Bourne” pilló por sorpresa a Hollywood hace algo más de cinco años sorteando muy bien el peligro de ser comparada con la saga “Misión imposible” con la que podrían establecerse ciertas similitudes. Sin embargo, “El caso Bourne”, la “madre” de la trilogía, logró marcar las diferencias desde el primer momento. La primera y fundamental, una base literaria de altura. El escritor Robert Ludlum – que falleció poco antes del estreno – es para muchos, como un John Le Carré menos irónico, pero más intenso. Y más verosímil que Sir Ian Fleming, el de las de Bond. 
   
 

Ludlum delinió perfectamente la historia de un hombre joven que es recogido por un carguero en alta mar con el cuerpo cosido a balazos, la memoria perdida y un microchip bajo la piel con información que le lleva hasta un banco suizo. En su caja de seguridad descubre varios pasaportes falsos, armas, dinero y toda la parafernalia que caracteriza a un agente secreto. El no sabe quién es, pero esta claro que hay otros que sí lo saben. Trabajan en despachos y estan pero que muy protegidos. En su primer enfrentamiento con ellos descubre además que es la perfecta máquina de matar y que esto es lo único que le mantiene vivo. El cine se encargó de convertir el relato original en toda una traca de explosiones, persecuciones, peleas y tiroteos. Pero respetó hasta cierto punto las líneas maestras de la trama y le otorgó el papel protagonista a Matt Damon, perfecto para expresar la idea de “ un hombre contra todos” que asienta la serie.
 


La trilogía – acaba de darse luz verde al cuarto capítulo de las aventuras de nuestro héroe -, ha recaudado en las taquillas de todo el mundo cerca de 1000 millones de dólares y el personaje reviste ropajes de leyenda para sus numerosos seguidores. En la segunda parte, que vimos hace algunas semanas, Bourne que se había retirado del mundanal ruido para intentar recomponer el mosaico de sus recuerdos comprobó cómo quienes le entrenaron tan duramente que no dejaron ni rastro de su anterior personalidad en su mente le perseguían con tanto encono que, en su deseo de quitarle de en medio, asesinaron sin ningún tipo de escrúpulo a la única persona que realmente pretendía ayudarlo. Al tiempo, un entramado de intrigas, traiciones y pulsos de poder se desencadenaba a su alrededor sin que él tuviera que ver con ello, aunque desde luego, les demostró que sabía responder y muy bien a su letal hostigamiento.

 

La de esta noche es, sin duda, la mejor de las tres. No deja segundo para coger aliento. En las primeras secuencias vamos a poder contemplar con absoluto asombro cómo el cerco a su alrededor se va aparentemente estrechando, mientras trata de proteger a un periodista que tiene información sobre el programa de entrenamiento que le ha llevado a su actual estado. Con absoluta maestría le hace evitar las miradas de quienes le persiguen y el ojo que todo lo ve de las cámaras de seguridad de la londinense estación de Waterloo. Conseguirá información que le llevará a Madrid, donde la Policia Nacional le va a servir de cortina de humo, sin saberlo y a Tánger después, dónde tiene lugar una de las persecuciones más logradas de los últimos tiempos. De una tensión increíble. En ella se verá envuelta Nicky Parsons, una agente nada escasa de recursos, que pretende ayudarle. Sus agotadoras andanzas finalizarán esta noche en Nueva York donde va a demostrar a quienes le crearon que habían forjado sin saberlo a su mayor enemigo, capaz de echarles un pulso – de lanzarles un ultimatum -, sin sombra de duda.

 

Impresiona con qué manejo del ritmo y del montaje – ganó el Oscar en esta categoría y en las dos correspondientes al mejor sonido y edición de efectos de sonido - está llevada a cabo la entrega de esta noche. La dirige de nuevo Paul Greengrass, un auténtico número 1 en el género y director muy a tener en cuenta. Y destacado especial merecen los secundarios. Julia Stiles, Joan Allen, David Strathairn y Albert Finney son actores tan excepcionales que nunca se sabe lo que están pensando. Que la disfruten.

 

  • Tienes toda la razón Juan Luis, es la mejor de las tres y para mi es el nuevo Bond...más cercano a Sean Connery , pero con ramalazos de Jason Statham en Transporter...de ese tipo de películas en las que las escenas de acción se notan menos cuidadas en imagen (no como Mision Imposible) y por eso mismo parecen más reales. Genial encontrarte por estos lares!!!

    14.10.2010 RAR
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
2 + 2 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
foto_JLAlvarez70x80

Juan Luis Alvarez, es licenciado en Ciencias de la Información y está vinculado profesionalmente a Telemadrid desde sus inicios como responsable de diversos programas informativos y culturales. En la actualidad dirige el Megahit, realiza el guión de los reportajes previos a la emisión de la película y presenta en “ off” el mismo.

 

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%