Abre los ojos

Jaume Plensa, el escultor de las palabras

26.11.2013 | 2 Comentarios
jaumeplensa3

“Tengo la sensación de que las palabras flotan, nos van tatuando como una tinta invisible y, de pronto, alguien lee en tu piel y pasa a convertirse en tu cuerpo, en tu amante “
 
Estas palabras son del artista Jaume Plensa (Barcelona, 1955) que acaba de recibir el premio Velázquez de Artes Plásticas 2013. El galardón, concedido por el Ministerio de Cultura y con una dotación de cien mil euros, está destinado a valorar la obra de un creador en cualquiera de sus manifestaciones. El jurado, presidido por el director general de Bellas Artes y formado por personalidades nacionales e internacionales del mundo del arte, los museos y la crítica, ha querido premiar la coherencia de su trayectoria y su personal renovación del lenguaje plástico de la escultura. Recordemos que este concurso fue convocado por primera vez en el año 2002 y ha sido concedido en ediciones anteriores a: Ramón Gaya, Antoni Tàpies, Pablo Palazuelo, Juan Soriano, Antonio López, Luis Gordillo, Cildo Meireles, Antoni Muntadas, Doris Salcedo y Artur Barrio. Tan sólo la convocatoria de 2012 no se llevó a cabo como acto de protesta por los recortes públicos que sufrió el mundo de la cultura.

Jaume Plensa es uno de los artistas plásticos españoles más valorados en el panorama artístico nacional e internacional. Viajero constante, actualmente vive entre Barcelona y París, acompaña a sus enormes esculturas por medio mundo. Es un creador obsesionado por la relación entre el cuerpo y el alma, por hacer matérico lo intangible, por hacer visible lo invisible, por esculpir las ideas o las palabras. Porque su obra tiene, sobre todo, alusiones literarias, Blake, Goethe, Baudelaire y otros poetas son sus fuentes de inspiración. El lenguaje es su medio de reflexión y él mismo dice que “la escultura tiene mucho que aprender de la poesía”.

Comenzó sus estudios en la “Escuela Llotja” y en la escuela superior de Bellas Artes de Sant Jordi, aunque muchas de las técnicas que utiliza surgieron del trabajo diario en un taller mecánico. Las obras de su primera etapa reflejan su interés por los problemas relacionados con el volumen, el espacio y la tensión. Su primera exposición individual es de 1974 y en ella se presenta como un pintor abstracto. Será seis años más tarde cuando en la fundación Joan Miró de Barcelona, presente una instalación a base de telas y maderas germen de su camino hacia la escultura. En 1983-84 su imaginario escultórico se vuelve zoomórfico, utilizando el corte y la doblez de piezas de hierro tratadas como material de fundición. En 1986 empezó a trabajar con el cristal, resinas, agua, luces y sonidos. Surgen así sus obras más personales, aquellas en las que invita al espectador a interactuar; podemos tocar las esculturas, escucharlas e incluso entrar en ellas. El hombre y su entorno son el eje central alrededor del que todo gira.


 
A partir de 1996 le interesa mucho el mundo de la escenografía y participa en montajes y vestuarios de óperas y teatros, algunos de ellos para la “Fura dels Baus”. Ninguna técnica le es ajena, ha hecho mucho dibujo y obra gráfica y precisamente el año pasado recibió el Premio Nacional de Arte Gráfico que otorga la Calcografía Nacional. Pero lo más característico de su producción es, sin duda, la escultura pública. Plensa está preocupado por la humanización del espacio urbano, por eso crea esculturas pensadas para el lugar donde van a ser instaladas. En Chicago, ciudad en la que imparte muchos cursos y donde en 2002 fue investido Doctor Honoris Causa por el Art Institute, está instalado uno de sus más grandes y brillantes proyectos. En el famoso parque Millennium de la ciudad, se colocó: “The Crown Fountain” (2004), una enorme fuente formada por dos altas torres en la que los ciudadanos, proyectados en pantallas, lanzan agua por la boca. Esta instalación le valió el reconocimiento internacional y sus obras están repartidas por Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Japón o Estados Unidos. Algunas sólo han ocupado espacios de manera pasajera como la cabeza que sobresalía del mar en la bahía de Botafogo, en Río de Janeiro. En 2008 y para la Expo de Zaragoza se le encargó “Alma del Ebro”, colocada al lado del palacio de Congresos, es una enorme construcción antropomorfa a base de letras donde se cumple su deseo de que las ideas – las letras- se puedan tocar.


 

A pesar de que en el año 2000 el museo Reina Sofía le dedicó una retrospectiva, su trabajo ha tenido siempre más eco fuera que dentro de España. Hoy en día expone sus obras en la galerie Lelong tanto en su sede de París como de Nueva York y en la galería Richard Gray de Chicago. Esperemos que este reconocimiento valga para acercarnos un poco más al artista y su obra. Enhorabuena. 

Encotraréis más información sobre su obra en:


http://jaumeplensa.com/web/

http://www.galerie-lelong.com/fr/oeuvres-jaume-plensa-110.html
http://www.richardgraygallery.com/

María Vera

  • Me encanta Plensa y me encanta tu reseña Maria. Que interesante
    04.12.2013
  • Me gusta este blog. María está consiguiendo poco a poco acercar el arte a los que no somos entendidos ni lo pretendemos. Jaume Plensa y tantos otros lo merecen.
    04.12.2013
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
3 + 9 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
arte70x80

He sido siempre una apasionada del mundo del arte, me recuerdo adolescente comprándome en el kiosko unos coleccionables sobre museos del mundo que todavía conservo en casa. Cuando me licencié en la facultad me dediqué al arte moderno,  centrándome en Dalí, protagonista de mi tesis y de alguna de mis publicaciones. Ahora, en este blog, me apetece compartir con vosotros mis visitas a  las más interesantes exposiciones de Madrid, a sus museos y sus galerías, y teneros al tanto de la actualidad artística. ¿Os animáis a patear la ciudad conmigo?

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%