La Opinión de Hermann Tertsch

Jamón y pedagogía

22.12.2010 | 1 Comentarios
Jamon blog

Mañana hablaremos en profundidad de la llamada Ley Sinde. De cómo se pierde toda la razón en la legitima tarea de la protección de la propiedad intelectual. Cuando se pretende hacer con una ley tramposa, escondida en una Ley de Economía Sostenible. Despreciando toda llamada a la negociación e imponiendo métodos liberticidas en el cierre de webs. La ley Sinde es la historia de una gran chapuza, de mucha soberbia y voluntad de engaño.

 

Hoy vamos a hablar del chico musulmán de un colegio granadino cuya familia ha denunciado ante la policía a su profesor por hablar del jamón en casa. El niño se sintió ofendido por escuchar los elogios del profesor al jamón que se seca en la localidad de Trévelez. Según los padres del niño se trata de maltrato psicológico con un trasfondo de racismo y xenofobia. La suma crueldad se produjo, según la madre, cuando el profesor explicó como se hacía el chorizo y el jamón. Y no se calló como le exigía el alumno. Ahí es nada. El caso es menos anecdótico de lo que parece. Y por desgracia muy sintomático. Nos debería hacer reflexionar sobre el disparatado mensaje que emite desde hace tiempo la sociedad española. No ya solo con la vergonzante renuncia a sus tradiciones. Sino cuando pretende que los hábitos, creencias y costumbres que llegan de fuera son equiparables cuando no superiores a las nuestras. La pedagogía que así se hace tiene los resultados opuestos a los apetecidos.

 

¿Cómo es posible que un niño se enfrente al profesor y a toda la clase, seguro de poder imponer y dictar de lo que se habla en clase y de lo que no? Es sencillo, el niño sabe, por su casa y la mezquita, que sus creencias son más sólidas que las nuestras. Y además hay una voluntad manifiesta de imponerse, con la seguridad que la superioridad le otorga. Dicen las asociaciones islámicas que el caso del niño granadino es una tontería. Que el Islam prohibe comer jamón, pero no hablar de él. Cierto. Pero el niño, como demuestra la actitud de los padres, ha actuado como piensa se espera de él. Y refleja una voluntad de imposición extendida en sectores de musulmanes magrebíes.

 

España ha acogido a muchos millones de inmigrantes en un lapso muy corto de tiempo. Y ha dado un inmenso ejemplo de tolerancia. Y la gran mayoría de inmigrantes lo han dado de adaptación. Pero es hora de que se clarifiquen las reglas para todos, también para los musulmanes. Ni siquiera se pide reciprocidad a sus países de origen, en general estados dictatoriales y fracasados. Pero aquí se debe exigir tolerancia y respeto a las leyes. Y que nadie que recibe hospitalidad en una sociedad libre de bienestar quiera imponer aquí las reglas de las sociedades fracasadas de cuya miseria han venido huyendo.

 

  • Es poco didáctico que los profesores les expliquen a los alumnos musulmanes como se cura un jamón, sin antes haberles enseñado como se rebana el cuello y se desangran a cientos de miles de corderos para la celebración de la festividad del final del ramadán, y como la guardia civil ha detectado muchos lugares públicos donde se hace tal masacre a modo de matadero clandestino, abandonando en el lugar vísceras y osamentas que convierten los campos de Gran Canaria en auténticos aquelarres macabros. Se lo deberían explicar al infante musulmán y a su familia, como los infieles cristianos sufrimos en silencio tales masacres cada vez más habituales en nuestra tierra.
    22.12.2010 chowk
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 1 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%