La Opinión de Hermann Tertsch

Intervención militar

08.03.2011 | 0 Comentarios
El Ejército británico está preparado para intervenir en Libia

Parece ya confirmarse que el dictador libio Muammar el Gadafi ha logrado encastillarse en torno a la capital Trípoli. Y que ha logrado forzar las lealtades del número necesario de combatientes como para impedir su inmediato derrocamiento. Cuenta con fuerzas suficientes para la represión en la zona que controla. Y para defenderse y contraatacar frente a las tropas insurgentes que lo acosan, aprovechando la falta de preparación militar y desorganización de éstas.

La situación por tanto es radicalmente distinta a las habidas en Túnez y Egipto. Donde la muy escasa violencia permitió a los leales al régimen abandonarlo a tiempo. Y así cayeron los dictadores sin que se produjera la temida violencia masiva. En Libia la matanza lleva ya casi veinte días en marcha. Y en los diversos frentes hay indicios de que las fuerzas de Gadafi, con mucho más armamento y organización que los rebeldes, pueden comenzar la reconquista de partes del país.

La carnicería que esto podría suponer, por la acción de guerra y las represalias, es imaginable y terrorífica. Está claro que la comunidad occidental no puede permanecer inactiva ante esta espantosa evolución. Y que existe consenso de que sea cual sea el giro de los acontecimientos, este conflicto no puede acabar sin el derrocamiento de Gadafi. De ahí que estén en marcha los preparativos para diversos tipos de intervención militar.

El secretario general de la OTAN lo ha anunciado este lunes y horas después lo ha hecho la Casa Blanca. Habrá de hacerse, dicen, con autorización de la ONU. Pero es posible que se produzca una escalada de la matanza y que este permiso no se produzca por reservas de Rusia o de China. ¿Entonces qué? Pues probablemente la OTAN se vea obligada a intervenir sin el permiso de las Naciones Unidas. Como lo hizo en 1999 para frenar la matanza de albaneses kosovares por parte de las tropas serbias de Milosevic. Las fuerzas de la OTAN o EEUU podrían fácilmente haber destruido en tierra ya toda la aviación de Gadafi y haber diezmado su armamento pesado de tierra. Pero las reservas norteamericanas son comprensibles.

Demasiadas veces ha comprobado lo muy quebradiza que es la lealtad de los europeos. Sobre todo si el conflicto se prolonga. Y muy especialmente por parte de algunos, que como el gobierno socialista español, parecen ahora especialmente deseosos de una intervención militar norteamericana. Que nos evite a nosotros europeos los problemas de una oleada de refugiados y la falta de suministro de petróleo libio. No será tan fácil porque Washington está escarmentado.

Libia es un problema árabe por supuesto pero, como Kosovo, eminentemente también un problema europeo. La situación es trágica y requiere una solución rápida. Pero reconocerán la ironía de ver a todo el antiamericanismo ideológico de nuestro Gobierno ahora pidiendo a Washington que las armas del imperio nos solucionen la papeleta.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
7 + 7 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%