La Opinión de Hermann Tertsch

Inquietud post-electoral

08.05.2012 | 0 Comentarios
Hollande con la bandera de Francia en un mítin

Gustarán más o menos a unos y a otros los resultados de las elecciones habidas este pasado domingo en Europa. Lo cierto es que aunque no grandes sorpresas, si tenemos grandes novedades. Con las que Europa habrá de ponerse a trabajar rápidamente. Porque la situación de precariedad e inestabilidad no ha cambiado.

En Francia tenemos un nuevo presidente, el socialista Francois Hollande. Ha derrotado a Nicolas Sarkozy por un estrecho margen del 51,7 al 48,3. Hollande llega al poder con un programa socialista. Todo un catecismo político en el que el empleo y el gasto público son centrales. En el que es sistemáticamente denostada la austeridad y se habla mucho de crecimiento. Sin decir de donde saldrá el dinero para financiar más estado.

Han sido muchos los factores que han llevado a la derrota de Sarkozy, también personales. Por lo que no sabemos si una mayoría de los franceses se cree realmente que la crisis se debe a la austeridad, como dicen los socialistas. Y no quizás, más probablemente, al previo despilfarro. Hollande está condenado a defraudar a sus votantes. Lo que muchos creemos redundará en beneficio de los propios franceses y de Europa.

La canciller alemana Merkel ha reaccionado con mucha tranquilidad a la victoria de su nuevo socio en el Eliseo. El eje franco- alemán es la base de todo el funcionamiento de la Unión Europea. Y ambos, Merkel y Hollande están decididos a que funcione. Hollande no es un lunático ni un irresponsable. Es un hombre formado en la Escuela Nacional de Administración, cantera de la élites dirigentes francesas. Aunque con diferente acento, mantendrá el calendario de reforma porque sabe lo que se juega también Francia. Y sabe que los mercados no votan pero después de las elecciones si importan. Y mucho. El Pacto fiscal se mantendrá. Aunque se incorporen otros planes de crecimiento al mismo. Y aunque Hollande mantenga su discurso izquierdista estas semanas hasta las legislativas en junio, es más que probable que después se imponga su realismo.

Si la inquietud por la elección de Hollande es probablemente exagerada, no lo es por desgracia la alarma por los resultados de Grecia. Es difícil imaginar uno peor. Los dos grandes partidos comprometidos con el salvamento de la Unión Europea se han hundido. Si hace tres años representaban, socialistas y conservadores, el 78% del electorado. Hoy solo suponen poco más del 30%. No tienen mayoría en un parlamento absolutamente atomizado en el que la extrema izquierda comunistas, iziquierdistas antisistema y nazis forman un variopinto frente contra Europa. Así las cosas, el electorado griego se ha decidido por una automutilación política trágica. Y Europa, con otro factor de inestabilidad más y mayor, tendrá que tomar decisiones.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
6 + 1 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%