Libros que merecen la pena

Guernica. El bombardeo. La historia frente al mito.

21.11.2012 | 0 Comentarios
guernicahoy300

Título: Guernica. El bombardeo. La historia frente al mito.
Autor: Jesús Salas Larrazábal
Editorial: Galland Books. Valladolid, 2012.
Puntuación: 10.
  

El pasado abril se cumplieron 75 años del bombardeo y destrucción de la villa de Guernica (Vizcaya), al comienzo de la Campaña del Norte de la guerra civil. Una serie de circunstancias convirtieron en mito esa operación de guerra, un mito que se ha desvanecido durante los últimos decenios gracias a un conjunto de investigadores, entre los cuales ocupa el primer lugar el general de división e ingeniero Jesús Salas Larrazábal. Este libro, escrito con 86 años cumplidos, es con  mucha probabilidad la obra definitiva sobre el tema.
  

¿Y qué pasó en Guernica el 26 de abril de 1937? Por supuesto un bombardeo aéreo, a cargo sobre todo de la Legión Cóndor alemana, aunque también con participación de los italianos de la Aviazione Legionaria. El bombardeo formaba parte de la ofensiva iniciada el 31 de marzo anterior sobre la provincia de Vizcaya. El mando de la Legión Cóndor reclamaba una actuación más agresiva y, en ese marco, ordenó el bombardeo del puente de Rentería de la villa vizcaína, único punto de paso para el material pesado que se retirase del nordeste de la provincia, ante la presión de la ofensiva nacional.
  

Diversas circunstancias –viento, falta de precisión de los sistema de bombardeo, humo- hicieron que parte de las bombas cayesen sobre edificios, originando un fuego que, al cabo de varias horas, destruyó una parte considerable de la población. Dentro de ésta se derrumbaron dos refugios, lo que causó un número de víctimas mayor que el producido directamente por el bombardeo. En total murieron 126 personas.
  

En modo alguno la acción se llevó a cabo porque Guernica fuera la sede de la Casa de Juntas, junto a la cual se levanta el roble donde los reyes de Castilla juraban los fueros de Vizcaya. No hubo ningún simbolismo político: cuando tres días más tarde los nacionales ocuparon la villa, la Casa de Juntas y el roble fueron protegidos en primer lugar por soldados marroquíes de Regulares de Tetuán y poco después por el Requeté navarro, siguiendo órdenes estrictas del general Emilio Mola, jefe del Ejército del Norte. En los años Cuarenta, Guernica fue reconstruida de manera ejemplar por la dirección general de Regiones Devastadas.
   

La actuación alemana, sin embargo, fue clave para que el Gobierno vasco, el Gobierno del Frente Popular y la opinión anglosajona organizasen una campaña de propaganda que exageró los hechos, hasta el punto de afirmar que los muertos habían superado los 1.500. Al mismo tiempo, el bando nacional mintió al atribuir la destrucción de la villa a la actuación de dinamiteros y negar la existencia del bombardeo. Esta mentira se debió al temor del general Franco de irritar a sus imprescindibles aliados alemanes –lo que fue protestado por Mola-, aunque también sorprendió el alcance de la destrucción, muy superior al producido en otras poblaciones que habían padecido bombardeos similares. El cuadro de Picasso para la Exposición de París de ese año  -titulado Guernica por razones de oportunidad, aunque en él no hay ningún símbolo que haga referencia a la villa- completó el alcance del mito.
  

Este último comenzó a desvanecerse a medida que se fueron publicando investigaciones rigurosas. Ya en 1949, un artículo en la revista “Ejército” del comandante al frente del tábor de Regulares que ocupó Guernica –Martínez Esparza- admitió la realidad del bombardeo aéreo, aunque combinado con la supuesta acción de dinamiteros. En 1971 Vicente Talón publicó “Arde Guernica”, repleto de testimonios, primer relato veraz que responsabilizada en exclusiva de la destrucción al bombardeo y que reducía la cifra de víctimas mortales a un máximo de 200. Ese mismo año, en su tomo “Vizcaya”, el Servicio Histórico Militar reconocía el bombardeo de la Legión Cóndor como la causa del desastre.
  

Años después, durante la Transición, se publicaron algunas obras sectarias y oportunistas –incluida una novela de autores británicos-, pero la realidad histórica ha terminado imponiéndose
 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
10 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
platon70x80

Periodista y autor de una decena de libros sobre historia contemporánea, es director de Multimedia en Radiotelevisión Madrid. En este blog lleva a cabo un seguimiento puntual de los ensayos más interesantes (no necesariamente los más vendidos) publicados en España.

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%