Gente que emprende

Grecia: susto o muerte

24.06.2011 | 0 Comentarios
blog_grecia
Que Grecia está quebrada lo saben Agamenón y su porquero. Es un hecho evidente que Atenas jamás podrá pagar sus deudas, menos aún si finalmente la Unión Europea y el FMI le conceden otros 100.000 millones de euros para ir tirando.
 
Ahora, la clave pasa por saber cuánto tiempo aguantará Grecia en coma, si finalmente abandonará el euro o cómo y cuándo se producirá el impago y qué consecuencias tendrá para nosotros. Para entenderlo bien, voy a trazar dos escenarios diferentes que, por simplificar, he denominado “susto” y “muerte”.
 
Escenario 1. Susto. Contemplo dos opciones diferentes:
 
A)   El pudridero. Los gobernantes europeos aprueban el segundo rescate griego que ahora tienen sobre la mesa, mandando el asunto al pudridero a ver si se arregla solo. Están ganando tiempo a ver si llega la recuperación. Imaginemos que Grecia consigue poner en marcha todos sus planes de austeridad (cosa difícil, pero no imposible) y que los acreedores públicos y privados aceptan un aplazamiento de la deuda (todos lo aceptarán, menos el FMI). Si se da ese escenario, Atenas podría empezar a reducir su déficit en 2013, pero inevitablemente tendría que decretar una reestructuración de su deuda con una quita del 50 al 70 por ciento sobre el monto total. Los gobernantes europeos entonces tendrían que hacernos comulgar a los ciudadanos con la rueda de molino de una deuda que jamás nos van a devolver los griegos y posiblemente eso le cueste el puesto a unos cuantos políticos, salvo que para ese entonces la inflación haya devaluado el euro y las cosas hayan empezado a mejorar en nuestros países, de modo que a los ciudadanos no nos parezca tan doloroso encajar el golpe de una deuda que nunca se devolverá.
 
B)   Impago ordenado. El Gobierno griego consigue que la Unión Europea acepte una reestructuración de la deuda a cambio de un plan de austeridad y pequeñas ayudas para ir tirando cuando la economía se tambalee. La credibilidad de la Unión Europea se desploma, más aún si Irlanda y Portugal piden hacer lo mismo. El euro cae en picado, las tres economías están estranguladas durante años y lastran el crecimiento de toda la Unión Europea, que pasa años penosos hasta que consigue recuperarse.
 
Escenario 2. Muerte. En esta segunda opción sólo hay problemas y consecuencias traumáticas, que se desarrollan sobre dos opciones diferentes, a cuál peor:
 
A)   Impago desordenado. Si la semana que viene el Parlamento griego rechaza el nuevo programa de austeridad porque no hay consenso, el FMI cortará el grifo de sus ayudas, la UE no será capaz de salvar a solas a Grecia, pedirá a EE.UU. su colaboración y los americanos arrimarán el hombro, pero tanto allí como aquí la credibilidad quedará bajo mínimos. En menos de un año, Grecia se declarará en suspensión de pagos, se producirá una retirada masiva de depósitos, quebrará la banca helena, el gasto se detendrá, la economía griega se desplomará y el sistema financiero mundial se resentirá, parándose en seco cualquier atisbo de recuperación que hubiera empezado ya.
 
B)   Grecia sale del euro. Antes de llegar al impago desordenado, la Unión Europea autoriza a Atenas a abandonar el euro. El Gobierno decreta siete días festivos, acuña un nuevo dracma (su vieja moneda), redenomina todos los depósitos y apuntes contables en dracmas, decreta una quita sobre su deuda y levanta de nuevo la persiana del país. Ese mismo día, el dracma se desploma, cierran muchas empresas griegas y el país pasa años de penurias. Difícilmente logrará recuperarse. La medida tiene graves consecuencias para el resto de países periféricos, cuya credibilidad queda en entredicho, poniendo al euro en una situación insostenible. Los inversores huyen, Irlanda y Portugal acaban saliéndose también del euro. La calamidad se extiende.
 
Cualquiera de los escenarios contemplados en el apartado “susto”, o alguna variante de consecuencias similares, será lo que vivamos en los próximos años. En absoluto contemplo la posibilidad de que se den los escenarios del capítulo “muerte”, por mucho que los presente aquí como hipótesis.
 
Todavía creo en el sentido común de nuestros gobernantes. Todavía.
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
3 + 6 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
nacho_blog

Nacho García Mostazo es periodista, investigador y profesor universitario. Ha desempeñado la mayor parte de su carrera en la radio, pasando por RNE, Intereconomía, Radio Voz, Radio España, Cadena SER, Onda Madrid, entre otras emisoras. Ha sido corresponsal de CNN Radio, redactor jefe del diario online Libertad Digital, profesor en la Universidad Camilo José Cela de Madrid y actualmente es editor de Informativos en Telemadrid. Además, es autor del libro "Libertdad Vigilada. El espionaje de las comunicaciones"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%