La Opinión de Hermann Tertsch

Grecia

22.07.2011 | 0 Comentarios
Grecia, ultimatum

La Cumbre Europea ha decidido suavizar las condiciones de la ayuda financiera a Grecia. Se alargarán los plazos de pago y se rebajarán los intereses. Con un paquete en el que preparan un impago temporal parcial de Atenas. Se trata explicítamente de una especie de Plan Marshal con una bateria de medidas que hagan socialmente algo más llevadera la estabilización de Grecia.

Al final todos se han puesto de acuerdo porque no había más remedio. Está claro que nadie, ni ricos ni pobres, ni deudores ni acreedores se pueden permitir un naufragio. Cuando se hunde el Titánic, los pasajeros de Primera no corren mejor suerte que los de Tercera. Habrá que ver si esta vez las medidas y la nueva ayuda a Grecia cuajan. Y no desaparecen en un pozo sin fondo como creen algunos expertos y desde luego gran parte de la opinión pública europea. Especialmente en los países ricos.

Más allá de los momentos puntuales de emergencia -como es el ahora habido una vez más- estamos en un momento decisivo para todos los países europeos. Y si sus opiniones públicas no reciben la suficiente información pedagógica, para persuadir sobre la necesidad de los esfuerzos que de ella se exigen, todo será en vano. Entonces se producirá, más pronto que tarde, ese hundimiento.

La crisis financiera nos ha forzado a todos a una inmensa prueba de superación. Los países del norte han de demostrar su capacidad solidaria. Los países del sur su capacidad reformista y a competitiva. De nada sirve una sin la otra. Si queremos mantener para nuestros nietos el proyecto de la Europa unida. En el mundo actual es el único proyecto en suelo europeo con ciertos visos de poder competir con las demás potencias. Por separado estamos condenados poco menos que a convertirnos en parques temáticos. Y si algunos, los más fuertes, podrían aun resistir con cierta presencia; otros nos veríamos condenados a la postración e irrelevancia definitiva.

Ahora que la UE vuelve a tender la mano a Grecia, es imprescindible que este país reaccione con madurez. La actitud infantil de negarse a asumir la situación echando la culpa de la crisis a otros, alegando no haberla creado, no ha hecho sino agravarla. Aparte de no ser cierta. Porque esta crisis se ha cebado sobre los más débiles. Que lo son por sus economías derrochadoras, politizadas, estatalizadas, ineficaces y rígidas.

Entre ellas están la griega y la portuguesa. Pero también la nuestra. Aquí no se han hecho las reformas a tiempo porque habia que ocultar la crisis. Después se ha pretendido hacerlas, pero tarde, poco y mal. Y el Gobierno, como los antisistema griegos, se dedica a culpar de todo a los demás. Aunque quisiera este gobierno agónico ya no puede hacer nada. Es nuestra condena.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
10 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%