La Opinión de Hermann Tertsch

Fiesta Nacional

13.10.2011 | 0 Comentarios
Fiesta Nacional 12 octubre (19)

El mariscal duque Grigori Alendrandrovich Potemkin fue un héroe de la guerra ruso turca, el conquistador de Crimea y sometedor de los tártaros. Pero hoy sólo le se conoce por aquellos pueblos que inventó para que Catalina la Grande no viera la miseria y devastación durante su viaje a Crimea.

Como las ruinas y la desesperación del pueblo habrían malogrado el humor de la zarina, Potemkin alejó a la población del recorrido para que no expresara sus lamentaciones. Según la leyenda, hizo poner paneles pintados de fachadas y bastidores que simulan pueblos idílicos. Dicen que la Zarina a San Petersburgo volvió encantada de los progresos, la prosperidad y la satisfacción general de las gentes de Crimea. Todo ello por supuesto inexistente.

Es muy posible que este miércoles tras los actos de la Fiesta Nacional en el Paseo de Recoletos, el presidente Zapatero llegara a la recepción del Palacio Real con la satisfacción de la zarina. Porque no ha escuchado abucheos ni silbidos como otros años. Quizás incluso saque la conclusión de que los madrileños se han reconciliado con él. Que no se engañe. A la burbuja que los organizadores han formado en torno a Neptuno no llegaba ningún grito del pueblo. Pero por la distancia Potemkin que mediaba. Y sin embargo, es cierto que este año, la certeza de que Zapatero se va para no volver ha quitado crispación a los asistentes. Dentro y fuera de la burbuja. Y también es cierto que la larga conversación junto a la tribuna de los candidatos rivales ante las elecciones del 20 N, Rubalcaba y Rajoy, ha conferido un ambiente de cierta armonía y cooperación. Que tan bien nos viene ante una campaña que se anuncia despiadada.

La presencia de la familia real en pleno y la ausencia de incidentes han hecho por lo demás que la ceremonia fuera sobria y digna. Es de esperar que el año que viene los organizadores no tengan ya que proteger tanto al Gobierno de la ciudadanía. Y por desear no estaría de más que todos los cargos institucionales invitados asistieran. Cuando a los presidentes de ciertas comunidaes autónomos les secuestran a alguien en el exterior, bien que recurren a nuestras fuerzas armadas. Aunque sólo fuera por eso, estaría bien que lo agradecieran con la expresión de respeto que supone su presencia en la tribuna. Fiesta Nacional en pleno fin de ciclo político. Pero no por eso podemos olvidar lo que significa. El acto de homenaje a nuestros muertos, todos. De orgullo nacional por nuestro pasado común. Y el de todos los países hermanos en la lengua. Y también debieramos ver en él una expresión de esperanza, ante un futuro cargado de problemas. Que sólo podremos superar unidos.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
2 + 8 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%