Las buenas palabras

Feminismo radical II

31.10.2012 | 41 Comentarios
bocamanipulacion

La discriminación positiva es una trampa lingüística diseñada por el feminismo radical para justificar la desigualdad y recogida por el mismísimo Diccionario de la Academia. Edulcora un sustantivo que da miedo con un adjetivo  eufemístico. Algo similar a lo que ocurre con la igualmente absurda pero no malintencionada expresión envidia sana. La discriminación positiva de algunos discrimina tradicionalmente al resto de la población. Suponiendo que la positiva sea bienintencionada en ocasiones, plantea el problema metodológico de a qué grupos aplicársela. ¿Quién selecciona a quién favorecer y, por contraste, a quién desfavorecer? La perspectiva da miedo. Podríamos reformular así la parábola de Bertolt Brecht: “Primero se llevaron a los comunistas, pero a mí no me importó porque yo no lo era. Luego apresaron a unos curas pero, como yo no soy religioso, tampoco me importó. Después detuvieron a los varones, pero a mí no me importó porque yo no soy varón. Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde”. Esta reflexión tardía podría hacerla un miembro de cualquier otro colectivo: personas no feministas, homosexuales, grupos políticos, minorías étnicas…

Tribunales sólo para los hombres
El Sistema feminista es incapaz de proteger a las mujeres y lo oculta con redadas masivas de varones y tribunales especiales para juzgar sólo a éstos: los famosos tribunales de Violencia contra la Mujer, que como su nombre anuncia sin rubor no protegen ni a los niños ni a los hombres. Hemos abierto la veda contra la mitad de la población. Esto ya estaba inventado: el franquismo instituyó en 1963 el Tribunal de Orden Público, dedicado en exclusiva a reprimir los delitos políticos. Los nazis juzgaban a los judíos con las leyes específicas de la Volksgemeinschaft, una sociedad con dos categorías en la segunda de las cuales estaban los judíos,  los gitanos y los discapacitados físicos y psíquicos. La costumbre de despojar de derechos a algunos colectivos es muy peligrosa, pero en España no aprendemos de la historia. Nuestros varones ya no gozan del derecho fundamental a la presunción de inocencia.


Cada año leemos cuántas mujeres han sido asesinadas por sus parejas masculinas y obviamos los casos contrarios. Que los homosexuales y las lesbianas se maten no importa, porque el régimen feminista realmente no intenta salvar a nadie, sino enfrentar a los dos géneros. Pero hablando estrictamente, el Sistema no oculta las muertes de ellos. Realmente, y por mor de la terminología, los hombres muertos por violencia de género no existen. La Ley Integral, diseñada como las normas hitlerianas solamente para una parte de la población, discrimina entre asesinados: sólo les otorga el paraguas del género a las mujeres muertas por sus parejas. Una chica a la que un extraño someta a un crimen machista tan repugnante como una violación no es víctima de  violencia de género. Los niños muertos por sus padres tampoco cuentan en las estadísticas que determinan cómo se reparten el dinero las asociaciones feministas que cobran por número de denuncias conseguidas, lo que convierte el lenguaje en dinero. En cuanto a los asesinatos de hombres, el Sistema maquilla lingüísticamente hasta sus cadáveres. Al varón asesinado por su mujer le aplica la frase condenatoria algo habrá hecho, la misma que utilizaba el franquismo con las asesinadas, en un nuevo paralelismo entre feminismo y machismo.

La neolengua de Orwell, en la España de 2012.
Las cifras de suicidas masculinos se dispararon en España desde que en 2005 se popularizó el café para todas de los divorcios por la vía penal, que arruinan a la mayoría de los hombres y llevan a la cárcel a un número de inocentes que nunca conoceremos. En 2006 el dato del estado civil desapareció de las estadísticas, así que los hombres en trámites de separación que se quitaban la vida se evaporaron. Stalin borró de las fotos oficiales a un Trotsky caído en desgracia que pasó a nunca haber existido, pero en esta ocasión eso les ha ocurrido a muchos miles de personas y, teóricamente, en una democracia. También borró realidades la neolengua de la novela 1984 de Orwell, con la que un gobierno totalitario  retorcía las palabras basándose en que lo que no forma parte de la lengua no puede ser pensado. Por eso no existe el término hembrismo. Sí conocemos cifras de suicidios que provienen del propio régimen feminista, en concreto del Instituto Nacional de Estadística. Setenta y ocho de cada cien personas que se suicidaron en España en 2010 eran hombres.
 En la novela 1984, el ministerio que reescribe la historia para falsearla se llama ministerio de la Verdad. En pleno año 2010,  el ministerio de la Mujer de la democracia española se llamaba ministerio de Igualdad.

@rafaelcerro

BIBLIOGRAFÍA:
Las mujeres que no amaban a los hombres. Diego de los Santos. Editorial Almuzara, 2010.

  • ¡Anda y que les den! ¡TENDRÁN SU CASTIGO! COMO DICEN EN EL CRISTIANISMO: DIOS CASTIGA SIN PALO NI PIEDRA...
    02.12.2012
  • Los machitos carpetovetónicos como el firmante de este artículo son los culpables de que los asesinos de mujeres se envalentonen. Debería darle vergüenza firmar algo así. NuncA aceptarán la liberación de las mujeres ni que seamos iguales a ellos.
    12.11.2012
  • NO TE ATREVAS A PERVERTIR A MIS HIJAS ... ¿VALE? ¡TE LA JUEGAS!
    02.12.2012
  • Seguid así. Todos los hombres sois violentos. Unos antes, otros después. Todos machistas y todos reconcomidos por el odio.
    08.11.2012
  • Bueno este feminismo radical o machismo de la mujer lo que busca es imponer su orgullo y ego imponiendo un matriarcado abusando, maltratando y discriminando a los hombres ya que incluso es el feminismo radical complice de la violencia contra los hombres y a la ves complice de las denuncias falsas que algunas mujeres hacen contra sus parejas ya que este feminazismo es un abuso institucionalizado ya que por un lado no permite que un hombre golpee o maltrate a una mujer cosa que yo respeto pero lo que me indigna es que este feminismo permite y deja que las mujeres abusen y maltraten a los hombres lo cual es muy insutos ya que este feminismo radical no es nada justo es abusivo ya utoritario al igual que el machismo porque asi e o abuse de una mujer tampoco es justo que una mn hombre ya que todas las personas merecen respeto sean Hombres o Mujeres exijismo igualdad y respeto apra ambos generos sin diferencias ni dsicriminaciones ya que lo que no me parece justo es que en nuestra sociedad se enseña a respetar a las mujeres pero no se nos enseña a respetar a los hombres cosas que esta mal y a lavez es injusto ya que toda persona merece respto hombre o mujer nadie merece menos respeto que andie por ser de otro sexo todos merecemos respeto....y igualdad para todos...
    07.11.2012
  • Todos los extremos son dañinos, el feminismo a ultranza no es menos. La parcialidad, la información parcial o la falta de información respecto a una realidad determinada no deja de ser una forma de engaño para lograr fines propios. Esta información parcial -aquella que muestra solo una parte de la realidad- no es otra que una forma de manipulación, de intentar silenciar otros argumentos mostrando una realidad que no es tal. No puedo menos que coincidir, al igual que en los totalitarismos el buscar desvirtuar, de silenciar, de desdibujar el argumento del contrario o de una parte de la realidad no es otra que una forma de engaño y de tiranía, en este caso de un feminismo -hembrismo- feroz.
    06.11.2012 Fao
  • Bueno es obvio que vivimos en una sociedad hembrista o en una dictadura feminista de la mujer que abusa y maltrata a los hombres quitandoles todo derechos y libertad ese es el femnismo de ahora abusivo maltratador y sexistas y a la vez quiere imponer un matriarcado abusivo que solo favorece a la mujer y dsicrimina a los hombres es decir este feminismo esta a favor de la mujer y en contra del hombre ya que este feminismo es igual de dsicriminatorio que el machismo ya que discrimina a los hombres de manera cruel y salvaje uno de esos abusos son las denuncias falsas de violencia y maltrato que hacen algunas mujeres contra sus maridos para quedarse con la casa e hijos y que a la vez el feminismoe s complcie de estos abusos que se cometen contra los hombres paremos esta dictadura llena de hipocresia y falsedades exijamos una verdera igualdad sin hembrismo igualdad para todos..
    06.11.2012
  • Bueno el feminismo es un abuso institucionalizado y el feminismo trata de manterner e imponer su matriarcado y superioridad sobre el hombre y a la vez es este feminismo de la mujer la que abusa y maltrata a los hombres y lo hace porque tiene las leyes a su favor y lo ha hecho siempre ademas el feminismo de ahora presume de susu leyes y su genero por ejemplo es la mujer feminista la que presume de todos su genero o su sexo como por ejemplo diciendo que las mujeres somos mejores que los hombres y a la vez atacando,insultando y ofendiendo a los hombres ademas de cometer abusos chantajes y amenazas contra los hombres es este feminismo de la mujer mas mahcista y dsicriminatorio que el mahcismo del hombre no estoy de acuerdo con el mahcismo pero tampoco estoy de acuerdo con este feminismo o machismo de la mujer....
    06.11.2012
  • Es la primera vez que me decido a escribir en un blog.No se manejarme en estos medios.Tengo setenta años.Diez nietos.He sido mujer maltratada,por lo que no creo que nadie pueda tacharme de partidista si digo lo siguiente: ¿qué puede ocurrirles a mis nietos varones dentro de unos años?.De momento estoy tranquila,el mayor sólo tiene quince,pero si seguimos en esta línea de denuncias falsas por parte de mujeres resentidas y de jueces injustos que sólo ven su profesión como arma para seguir sentados en sus sillas,no vaya a pasarles como al juez Serrano,me da pavor pensar en que les ocurrirá a mis pequeños nietos,cuando se emparejen y tenga la menor discusión con su pareja,aunque sea de futbol,porque pueden terminar durmiendo en la comisaría el día menos pensado. Lo de la ley del péndulo...."antes ya han sufrido las mujeres bastante,ahora les toca a ellos" me aterroriza,y mientras los hijos de ambos.....daños colaterales.
    05.11.2012
  • Además, por culpa de estas leyes, y haciendo alusión al tema de los hijos, se han desarrollado en unos años trastornos no catalogados en los manuales de psicología, como por ejemplo, el sindrome de alienación parental (o bien conocido por mucha gente como SAP), no recogido en el DSM, pero muy usado. Según podemos leer, cuando consultamos en internet: "El síndrome de alienación parental (S.A.P) es un término que el profesor de psiquiatría Richard A. Gardner acuñó en 1985 para referirse a lo que él describe como un desorden psicopatológico en el cual un niño, de forma permanente, denigra e insulta sin justificación alguna a uno de sus progenitores, generalmente el padre. Gardner trabajaba como perito en casos de divorcios conflictivos o destructivos y con el término SAP se referió al conjunto de síntomas que resultan del proceso por el cual un progenitor, generalmente la madre, mediante distintas estrategias, realiza una especie de «lavado de cerebro» para transformar la conciencia de sus hijos con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro progenitor, hasta hacerla contradictoria con lo que debería esperarse de su condición amorosa. El SAP cuenta con el apoyo de grupos de padres que han sido alejados de sus hijos por causas judiciales, por los abogados que los defienden en casos de divorcio y utilizan el SAP como defensa y, por un grupo de profesionales que trabajan como peritos de parte en estos casos frente a los juzgados. Sin embargo, dentro de la comunidad académica el síndrome de alienación parental (SAP) carece de consenso científico por no reunir los criterios metodológicos científicos necesarios para ser aceptado y por eso se lo considera pseudocientífico." ¿Tremendo, verdad?. Ya sirve cualquier cosa, para destruir al conyuge odiado.
    05.11.2012
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 4 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
cerro_rafa_70

El periodista de Onda Madrid Rafael Cerro intenta demostrar que hablar correctamente puede, a veces, no ser cuestión de cultura sino de mera lógica. Estamos obligados a hacernos entender. Lázaro Carreter explicaba que el buen hablante no es el que practica el habla de la clase culta, sino el que domina más registros. “El lenguaje sirve para pensar; hablando mejor somos más libres”.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?