La sintonía de tu hogar con Margarita

Fabada

23.11.2015 | 4 Comentarios
fabada13

Ahora si que ha llegado el frío. Han bajado y mucho las temperaturas. Ya  no pueden faltar el abrigo los guantes y la bufanda, a lo que yo añadiría, un buen plato de cuchara muy, muy calentito y reconfortante. Hoy prepararemos una fabada, con su chup, chup,   al ritmo lento de las manillas de un reloj.

La fabada es el plato más tradicional e internacional de nuestra querida Asturias y forma parte de la gastronomía española más reconocida. Aprender a elaborar esta receta, solo tiene dos misterios: una excelente materia prima y el tictac del reloj. En nuestro país, tenemos la suerte de tener excelentes productos, por lo que no os costará encontrar los mejores ingredientes para hacer una extraordinaria fabada.

No ahorréis en comprar unas buenas fabes, ya que es el ingrediente principal y tendréis el éxito asegurado si son de calidad. El acompañamiento cárnico de la fabada, o compango, como se le conoce, consta de: chorizo, morcilla, lacón y tocino entreverado. Lo podéis comprar en cualquier supermercado envasado al vacío, pero os recomiendo con el corazón, que vayáis a vuestro carnicero y le pidáis que os prepare unos chorizos y morcillas asturianas, un trozo de lacón y una pieza de tocino entreverado. En mi opinión, la diferencia es enorme.

Os podéis imaginar, que las fabes cocinadas así, son un plato contundente y calórico, pero  no siempre vamos a cocinar las fabes de esta manera, por lo que hoy os podéis dar el gustazo de preparar esta deliciosa legumbre y disfrutarla.

El paso a paso de esta receta es muy fácil, pero hay que hacerlos bien, y no saltarse  ninguno, de esta manera conseguiréis una fabada ‘desgrasada’ suave y con un intenso sabor. Ya veréis como vuestros comensales os regalan una enorme sonrisa al probarla..

¿Estáis listos?

Ingredientes para 6 personas: 600 gr de fabes secas - 2 chorizos asturianos, - 2 morcillas asturianas - 400 gr de lacón - 140 gr de tocino entreverado – 1 cebolla – 1 cabeza de ajos entera – azafrán y agua.


 
La noche anterior ponemos las fabes en una cazuela y las cubrimos con agua fría, de esta manera reduciremos el tiempo de cocción y comenzará su hidratación. En otro recipiente ponemos en remojo el lacón para que desale, en ésta ocasión, con agua templada.



A la mañana siguiente, las fabes tienen que haber engordado un poquito y el aspecto de su piel ha de ser un poquito rugoso.



 

Tictac, tictac… Hoy toca madrugar.

El tiempo de preparación, y no os asustéis, será de 4, ó 5 horas aproximadamente, dependiendo de vuestro fuego, tipo de cazuela y calidad de las fabes. También podéis prepararlas en una olla rápida,  aunque el resultado no será el mismo. Os puedo asegurar, que cuando las probéis no os arrepentiréis del tiempo invertido.

Comenzamos:

Desechamos el agua de las fabes y del lacón para empezar la preparación con agua fresca. Hay cocineros que utilizan el agua de las fabes, para cocinarlas, pero eso va en gustos.

Cogemos una cazuela y colocamos el lacón, el tocino y los chorizos. Seguidamente incorporamos las fabes y por último la cebolla entera, las morcillas y la cabeza de ajos. Cubrimos con agua fría y lo ponemos a fuego vivo.



Cuando comience a espumar debéis retirarla con una cuchara, ya que todas las impurezas se liberan en forma de espuma, y además también vamos desgrasando un poco el caldo.




Cuando su hervor sea fuerte dejar que continúe 4 o 5 minutos, después asustar a las fabes echando  un ‘vasito’ de agua fría. Yo lo hago unas cuatro, o cinco  veces, de esta manera; se rompe el hervor, estarán mucho más cremosas y su cocción será casi perfecta.

Durante este proceso menear la olla, para que todos los sabores se vayan mezclando. NUNCA  utilicéis cucharas de madera, ni de metal para remover.

Es el momento de añadir el azafrán.



Una vez incorporado el primer ‘vasito’ de agua, debéis bajar la intensidad del fuego. Los tiempos de fuego que he empleado son: La primera hora, fuego vivo, la segunda, fuego medio y el resto a fuego suave.

Nuevo hervor, (mantenerlo varios minutos), y nuevo ‘vasito’ de agua.  ¿Veis como va cambiando el color y cogiendo consistencia el caldo?




Seguimos con el proceso de asustarla dos ó tres veces más.


Aquí os muestro el aspecto que tenía cuando le incorporé el último ‘vasito de agua’.


 

Debéis ir probando la fabe hasta obtener el punto exacto. Una vez conseguido, colocar en un plato: El lacón, morcilla, chorizo, y tocino. Cortarlo en rodajas, con unas buenísimas tijeras, para evitar que se rompan.




Seguidamente, incorporarlo a la delicia que os ha quedado en la olla y menearlo para que se mezcle bien.

Ahora, dejarlo reposar. Cuando enfríe, saldrá una fina capa de grasa que debéis retirar con una cuchara, de esta manera quedará mucho más ligera. Además, al haberla cocinado lentamente y destapada  comprobaréis  que su digestión es muchísimo más agradecida.


Comprar una deliciosa barra de pan, un buen vino, y….  bon appétit.


¡¡Dos besos y hasta la próxima semana!!



 



 

  • Esto me quita el catarro
    26.11.2013
  • He comprado todos los ingredientes, mañana os cuento como me salió.
    24.11.2013
  • Estaba pensando en hacerla este fin se semana, pero le voy a dar esos toques que le das a la receta q yo nos lo ponia
    15.11.2013
  • Espero que te guste.
    24.11.2013
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
11 + 4 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
margarita_70

Desde pequeña siento verdadera pasión por la cocina. Mi madre ha sido y es mi maestra, me ha enseñado a poner en cada plato calma, pasión y amor. Por eso cuando cocino, cierro la puerta y ya estoy en mi pequeño paraíso, donde disfruto y soy feliz cada minuto que le dedico.
A través de este blog os mostraré recetas fáciles y saludables, abriremos una ventana a la repostería, aprenderemos trucos de cocina y del hogar y entraré en las cocinas de los restaurantes de Madrid para que nos cuenten de primera mano sus mejores recetas.  Si te quedas conmigo, cocinar dejará de ser un trámite para convertirse en unos de tus mejores momentos. ¿Aprendemos juntos?
 

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%