La Opinión de Hermann Tertsch

Estado a debate

29.06.2011 | 0 Comentarios
Debate sobre el estado de la Nación: Zapatero y Rajoy

Es de suponer que el debate del Estado de la Nación que comenzó este martes no va a batir records de audiencia televisiva. Es bueno que así sea. Sería preocupante que los españoles, con todo lo que están pasando, se lanzaran al televisor para someterse a una larguísima descarga de irritación. Quienes por motivos profesionales sí lo hicimos, se lo confirmamos: si lo hubieran visto, estarían ahora de mucho peor humor.

El líder de la oposición, Rajoy ha pedido que no nos prolonguen a los españoles esta agonía de meses de legislatura sin sentido. Ha hecho una mera exposición realista de la situación. Sobre esta deriva de pleno deterioro y descomposición, de la economía, del ánimo de la gente, del gobierno y del partido que sustenta a éste. Y ha explicado muy bien por qué sólo unas elecciones pueden darnos esperanza.

Y Zapatero no puede, incluso si por fin quisiera hacer lo necesario. Un muerto político no puede nada. Parece ya evidente, por los sondeos y por las elecciones recientes, que una inmensa mayoría de los españoles están de acuerdo. Quieren acabar ya con esta pesadilla, para muchos ya el periodo más negro de la democracia española. Zapatero sabe que el horno no está para bollos. Y que su persona genera en una mayoría de los españoles no ya rechazo, sino una profunda animadversión.

Pero no sería él, si no hubiera intentado vendernos una imagen y situación de España que ya sólo existe en su ya muy canosa cabecita. Su osadía ya no es suficiente como para pretender que las cosas van bien. Pero sí pretende que van por donde debieran. Gracias a él. Y que todo lo que no nos guste o es imaginación de los malpensantes o culpa de todos menos del presidente. Ahí ha sido donde ha estado más auténtico, cuando ha situado la responsabilidad muy, muy lejos de él, en el tiempo y el espacio.

La culpa la tienen los años más prósperos de la democracia española entre 1996 y 2004. Ahí está el origen de que él haya destruido tres millones de empleos.Y la culpa la tienen por supuesto los aviesos mercados y todos los demás. Es decir, las fuerzas del mal. También la oposición antipatriota que es la que siembra desconfianza en nuestro país, dentro y fuera.

Nadie podía esperar algo se sensatez de un presidente desarbolado. Agrio ya hasta cuando quiere ser gracioso. Ya sólo puede ser soberbia lo que le hace capaz de llevarnos hasta marzo, aun a costa de destruir aun más nuestro país y llevar a su partido al borde de la desaparición. Después de lo visto, creo que no le dejarán los suyos. Zapatero es ya un peligro para todos. Rubalcaba lo quitará de enmedio después del verano. Ahí queda mi apuesta. 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
2 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%