1 frame de 30

Escaleras al cielo

10.03.2011 | 1 Comentarios
Frame Escaleras al cielo

Miren esas trazas sobre el cielo de Madrid, esos cruces de destinos y culturas, trasuntos del célebre crisol sobre el que tantas veces hemos escuchado ustedes y yo.

Madrid, región; Madrid, ciudad; Madrid, capital y corazón de la Península Ibérica, de España. Madrid, pueblos, ríos, gentes, tierras, son un inmenso cuerpo, un ser ciclópeo -aunque benigno- conformado por carne, arteria, nervio, hueso, órganos y alma.

¿No lo sienten latir, no escuchan su pulso, no lo oyen respirar? En Madrid todo es metáfora, pero metáfora orgánica, crepitante, gozosa, y está bien que así se diga.

Hablamos –y hablamos bien- cuando decimos que la Casa de Campo o el Retiro, que el Juan Carlos I, que el Capricho, el Botánico, el Pardo, Sabatini, son pulmones de Madrid.

Allá, a lo lejos, tan cerca, la Sierra, Norte, Oeste, sus montañas blancas; las Cuencas del Guadarrama, del Manzanares, el Henares, el Jarama; el Sur y las Vegas; el Valle del Lozoya, Somosierra; Alcalá y Chinchón, sus Alcarrias; la Campiña. Todas estas, todos estos, son órganos, los órganos que antes les mencionaba.

Y decimos bien cuando decimos que las grandes vías, las rutas todas, las cañadas, el Camino de Santiago (nuestro considerable tramo), las líneas de Alta Velocidad, las autovías, autopistas, los aeródromos, los aeropuertos, el Manzanares, el Jarama, los canales subterráneos, sus líneas de Alta Tensión, sus conductos de gas, sus hijos de fibra, sus flujos de ceros y unos, sus wifis, son como arterias, como venas, como nervios, son flujo constante, renovado, incontenible, son ir y venir eterno.

¿Y el alma? ¿Dónde está el alma de Madrid?
¿Hace falta que yo lo diga? Está en sus gentes, en ustedes, en mi, en ti, en usted, en ellos, en nosotros, en andaluces, mostoleños, vascos, gatos, extremeños, catalanes, alcalaínos, ecuatorianos, riojanos, polacos, aragoneses, marroquíes, murcianos, chinos, vallecanos, valencianos, canarios. Todos, he dicho. Estos y otros, cualquier otro que venga en son de paz y con los brazos abiertos de par en par, todos somos Madrid, su sangre, su cultura, su ADN, su carnet de identidad.

Treinta Minutos ha emitido esta semana un reportaje titulado “Madrid a gran escala”, que muestra cómo son, por dentro, varias de las grandes obras de ingeniería que están transformando la región en un referente nacional y mundial: nuevas líneas de Metro, Alta Velocidad, Intercambiadores, Carreteras, en definitiva, infraestructuras que están transformando el mapa de nuestra comunidad. Me he permitido hablarles a ustedes, queridos lectores, en metáfora y con metáforas porque, a veces, son necesarias las analogías forzadas, las figuras literarias, para caer en la cuenta de la maravilla.

Tan mimetizada, tan asimilada está la nueva piel, la nueva carne de nuestra región, de nuestra capital: los túneles, las nuevas arterias, las estaciones, las nuevas vías, que necesitamos salirnos de nosotros mismos, vernos con ojos de recién llegados, de extranjeros lejanos, casi de alienígenas extra planetarios, para ver la transformación, el cambio, la mutación, la evolución de las vigas, de los conductos subterráneos, las nuevas rutas aéreas, el trazado de los cauces, de los canales, los nuevos rumbos y trayectos. Madrid se transforma y se reinventa, una y otra vez; Madrid es el rayo que no cesa, el relámpago. Madrid es la escalera, las escaleras. ¿Lo ha dicho alguien ya? Las escaleras al cielo.

  • Adoro esta ciudad pero, con sinceridad, desde hace tiempo sólo reparo en los ruidos estridentes de las máquinas, en la visión de nuestras arterias totalmente mutiladas, anegadas de escombros; día a día me veo inmerso en toda una serie de trastornos debido a todos estos cambios pero, ciertamente, a pesar de esta gran escalera que parece infinita, se encuentra nuestra ciudad, nuestra hermosa Madrid, nuestra alma, gracias por recordármelo, por recordárnoslo.
    14.03.2011 alias
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
10 + 1 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Blog J.M. Albelda

Desde 1992 ha desempeñado su actividad profesional como periodista en la Cadena SER, Onda Madrid y Televisión Española. En 1994 comienza a trabajar en Telemadrid en el programa de reportajes El Semanal. Posteriormente estuvo en Panorama de Actualidad y en la sección de local. En 1997 comenzó a formar parte del equipo de redacción de Treinta Minutos, programa que dirige desde el año 2001, desde donde ha elaborado también especiales informativos documentales. Durante su actividad profesional ha obtenido los galardones Premio Ejército del Aire, Tiflos, Antena de Plata y Premio de Periodismo de la Fundación de Víctimas del Terrorismo.

 

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?