El secreto de Contador

18.07.2011 | 0 Comentarios
Samuel Sanchez

 Qué Tour de Francia más raro. Ahí están todos los favoritos juntos, agazapados, nadie se atreve a moverse, ni a atacar, se pasan el rato mirándose de reojo, ninguno quiere ganar. La etapa más intensa hasta el momento fue la del jueves, con final en Luz Ardiden, en plenos Pirineos. Por un lado, y en otra demostración de amistad fraterna, un español ganó el día de la Patria Francesa, el 14 de julio. Fue Samuel Sánchez  el que quiso honrar a nuestros vecinos. Mientras, por detrás venía Alberto Contador librando su batalla con los favoritos de la carrera.

 
Todos esperábamos el hachazo del corredor de Pinto. “¡Venga, Alberto, ataca!”, gritábamos, “¡Déjales tirados!”. Cuando la televisión enfocó al grupo de favoritos y vimos que no estaba Contador, lo teníamos claro. “¡Toma, ya se ha ido!” Pues resulta que se había ido, pero para atrás, quedó rezagado y perdió 13 segundos. Qué bajón, qué vacío, este chico siempre gana, no estamos acostumbrados a verle por detrás. ¿Y ahora qué hacemos?
 
Me voy a atrever a decir lo que realmente pienso del caso de este ciclista y de su bajón de rendimiento, aunque sorprenda, aunque deje a muchos sin palabras y, sobre todo, aunque duela —porque las verdades duelen—: la verdad es que Contador… es humano. Sí, yo también pensaba que era un extraterrestre, o un cyborg. Pero es una persona. A este tío le vienen persiguiendo y vilipendiando por un presunto caso de doping desde agosto —un doping, por cierto, que se demostrará falso—; le silban los aficionados; viene cansado del Giro; en este Tour ha recorrido más kilómetros rodando por el suelo que sobre la bici —tiene la rodilla como una morcilla de Burgos—; ha sufrido varias averías; todos los rivales corren contra él…
 
Y ahí sigue, con opciones. Contador tiene una mentalidad a prueba de bombas. A lo mejor no gana este Tour, pero es un fenómeno.
 
Fútbol, Copa América. Gracias a mis enormes conocimientos sobre fútbol, auguré que en cuartos de final Argentina ganaría a Uruguay; Colombia a Perú; Brasil a Paraguay; y Chile a Venezuela. Ocurrió todo exactamente al revés, lo que demuestra que difícilmente acertaré jamás una quiniela. Pero me estoy riendo…
 
El fin de semana nos ha dejado un nuevo triplete en el Mundial de Motociclismo, con victorias de Faubel en 125, Márquez en Moto2 y Pedrosa en MotoGP. Y el irlandés Darren Clark ha ganado el British Open de golf. Muchos no saben ni quién es, pero después de enviudar hace cinco años y de pasar las de Caín en su vida privada, da gusto que este hombre haya ganado el torneo con más solera del mundo. Clark es un hombre bonachón, muy querido en el circuito, sólo había que ver cómo le abrazaban los que en el campo habían sido sus rivales durante todo el fin de semana. Siempre hay un huequecito para las historias humanas en el profesionalizado mundo del deporte.
 
¿Quieres que te avise de cada nuevo post? Sígueme en Twitter: @JavierSerrano72
 
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
4 + 5 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%