Libros que merecen la pena

El precio del Trono

27.02.2012 | 0 Comentarios
rey_jucancarlos_preciotrono

Título: El precio del Trono
Autora: Pilar Urbano 
Editorial: Planeta. Barcelona, 2011.
Puntuación: 9
  

Siete años  ha dedicado Pilar Urbano a escribir este libro, una muestra –excelente- de las  investigaciones sobre historia contemporánea efectuadas por periodistas. Frente al historiador convencional, el periodista juega con unas cuantas ventajas: el conocimiento de los personajes, la práctica diaria de obtener información, el acceso habitual a documentos y el contraste de las fuentes. Dichas virtudes se ponen de manifiesto en “El precio del Trono”, primer título de una obra más amplia sobre el Rey de España. El libro actualmente a la venta concluye en 1975, con la muerte de Franco y la proclamación de don Juan Carlos como Rey. Cabe suponer que el siguiente estará dedicado fundamentalmente a la Transición.
  
El libro está repleto de datos, con algún adorno literario para facilitar la lectura del relato, y con frecuencia resulta apasionante, no sólo por la agilidad con que está escrito, sino también por la revelación de episodios inéditos de la historia reciente de España. Describe, en esencia, el proceso que condujo a don Juan Carlos al trono, tras la salida de España, en 1931, de su abuelo Alfonso XIII, y de una larga crisis política sustentada en tres pilares: el fracaso de la II República, la Guerra Civil y la prolongada dictadura del general Francisco Franco.
  
Destaca, en dicho proceso, las cuestiones básicas que determinaron el restablecimiento de la Corona: las convicciones monárquicas de Franco, su aprecio personal por el joven Príncipe, la inteligencia de doña Sofía, el apoyo político de los Estados Unidos y la vocación reformista y democrática de una parte creciente de la clase política del régimen anterior.
  
Hay también algunos fallos evidentes, típicos de la defectuosa edición que se practica en España. El proyecto atómico no se llamaba “Islero”, sino “Miura” (Islero era el apodo en clave de la bomba); el general de Gaulle no pudo incitar al embajador Areilza a la utilización del plutonio de Vandellós, porque esta central se inauguró en 1971 y Areilza cesó como embajador en París en 1964; Antonio García López no vivía en la calle Júcar, sino en Segre; no era preciso cruzar la recepción del hotel Mindanao para llegar a la cafetería, porque ésta, en 1973, tenía acceso directo desde la calle, etc. 
  
Resulta asimismo polémica la exclusión de responsabilidad del PCE en el asesinato del presidente Carrero Blanco, cuando el teléfono de su máximo dirigente en el interior –Simón Sánchez Montero- fue encontrado en la vivienda de los terroristas de ETA que cometieron el atentado. 
 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
4 + 13 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
platon70x80

Periodista y autor de una decena de libros sobre historia contemporánea, es director de Multimedia en Radiotelevisión Madrid. En este blog lleva a cabo un seguimiento puntual de los ensayos más interesantes (no necesariamente los más vendidos) publicados en España.

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%