Las buenas palabras

El peligro de los tópicos

13.07.2012 | 1 Comentarios
Loro, blog

Los tópicos: palabras o expresiones muy repetidas que han ido perdiendo significado y que casi nadie cuestiona. Que las repetimos como loros, sin saber lo que significan, vamos. Cuando la radio dice “conectamos con la Bolsa”, todo el mundo sabe lo que está haciendo. Cuando anuncia “información desde el parqué madrileño”, hay menos gente que lo entiende. Cuando dice “nos vamos a la Plaza de la Lealtad”, muchos ya no comprenden nada. Ni tampoco el periodista económico que escribe las antiguas pesetas. Las pesetas no son antiguas ni modernas: sólo son pesetas. La expresión tópica parece indicar que hay dos tipos de peseta: la nueva y la antigua.

El término hoja de ruta se ha extendido como la pólvora entre los periodistas poco críticos y nos ha hecho olvidar el tradicional estrategia. O quizá mejor el breve y simple plan. El sintagma vacío de contenido es redundante (porque decir vacío es suficiente), lo mismo que brutal atentado. La Real Academia define atentado como “agresión contra la vida o la integridad física o moral de alguien” y, en principio, una agresión no es delicada.

También hay mensajes manipuladores disfrazados de tópicos. De los muy extendidos, el más reciente es el de la famosa generación mejor preparada de la historia. Los periodistas de copia y pega la han extendido y la hemos aceptado sin plantearnos si existe un índice científico de medición que pueda comparar la sapiencia entre generaciones. Yo no opinaré que los chicos de hogaño saben más idiomas que los de hace veinte años pero son claramente más incultos en humanidades, ni que hablan y escriben cada vez peor, porque puede que si lo hago esté difundiendo mi propio tópico. Pero lo cierto es que no hay un medidor eficaz de preparación académica. Ni siquiera las calificaciones, porque están condicionadas por factores como la dureza de los sistemas educativos, que van cambiando con prontitud y ligereza.

Otra idea muy extendida y más peligrosa es ésa de que las mujeres cobran menos que los hombres. Cada Día de la Mujer Trabajadora, los medios de comunicación difunden el mensaje e incluso especifican cuánto menos ganan, pero casi conoce nadie casos de discriminación. Hay mujeres que cobran menos porque trabajan con jornada reducida. Hay hombres que ganan más que ellas porque disfrutan de una categoría salarial más elevada. Lo que no hay es mucha gente con la misma categoría laboral que cobre salarios distintos trabajando el mismo número de horas. En lugar de publicar tópicos,  quizá podríamos plantearnos por qué son mayoritariamente las mujeres las que tienen que sacrificar sus carreras profesionales para ocuparse de sus hijos.

  • Los tópicos son peligrosos, porque siempre ocultan algo. ¿Por qué no hablar claro? ALguna razón oscura tiene que haber, ¿no?
    10.11.2012
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
10 + 4 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
cerro_rafa_70

El periodista de Onda Madrid Rafael Cerro intenta demostrar que hablar correctamente puede, a veces, no ser cuestión de cultura sino de mera lógica. Estamos obligados a hacernos entender. Lázaro Carreter explicaba que el buen hablante no es el que practica el habla de la clase culta, sino el que domina más registros. “El lenguaje sirve para pensar; hablando mejor somos más libres”.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%