Abre los ojos

El Mirador de Sanchinarro

05.11.2014 | 0 Comentarios
4_vera

En el reciente barrio de Sanchinarro, al norte de Madrid, se alza un sorprende edificio postmoderno conocido como el “Mirador” que ocupa los números 13 al 21 de la calle princesa de Éboli. Gestionado por la EMV se terminó en 2005 y fue ideado por el estudio neerlandés MVRDV en colaboración con la arquitecta española Blanca Lleó. En 2006 recibió un premio de Urbanismo, Arquitectura y Obra Pública del Ayuntamiento.

Paseando por la zona encontramos un paisaje urbano bastante anodino con parcelas de pisos homogéneos que se repiten a lo largo de unas calles todavía deshumanizadas. Pero al final de una ancha avenida y precedido por una inmensa y desolada rotonda nos atrae, como en un sueño, esta asombrosa contrucción.

Sin duda destaca sobre todas los demás; en primer lugar por sus elevadas dimensiones ya que los bloques colindantes no suelen superar los seis pisos. El proyecto debía incluir 156 apartamentos, en una altura de unos 63 metros, con 21 plantas de viviendas. Lo más llamativo es el gran hueco central,  a la altura del piso doce, que ha llevado a los vecinos a bautizarlo como “Torre Bin Laden”.

Dentro de él se crea una  terraza de 580 metros cuadrados de superficie y 14 de altitud y desde donde las vistas de la sierra de Guadarrama deben ser increíbles. Está proyectada como el área social del conjunto, una especie de jardín comunitario adornado con elementos escultóricos dispuestos sobre una superficie de césped artificial negro. Me asalta la duda de si cumplirá sus funciones, ¿no soplará demasiado fuerte el viento? ¿no da un poco de miedo pensar en los niños de la comunidad saltando y jugando a esa altura? Aunque es innegable la originalidad de la idea de que el edificio sea como una manzana tradicional levantada hasta alcanzar la posición vertical, donde el patio se ha convertido en un enorme agujero.

Otra característica que lo hace destacable es la heterogeneidad de sus fachadas. Además del juego de aberturas, destacan las texturas y tonalidades de los revestimientos y alicatados; hay losas de piedras, teselas de mosaico y planchas de cemento. Los colores blancos, grises y negros construyen los nueve bloques independientes distribuídos alrededor del vano central, mientras que las pinturas rojas indican la circulación del edificio. Precisamente estos colores hacen que cuando lo veo me acuerde del neoplasticismo holandés, idea que se me confirma al conocer la procedencia de parte de sus creadores. Recordemos que este movimiento iniciado por Piet Mondrian en 1917 agrupó no sólo a artistas plásticos sino también a arquitectos. Sus teorías encontraban su origen en el cubismo y también en la teosofía y reivindicaban una abstracción que reducía las formas a líneas rectas horizontales y verticales y los colores al negro, blanco, gris y los tres primarios. Me vienen a la cabeza la casa Schröder de Gerrit Rietveld, la maqueta de “Maison d´Artiste” de Theo Van Doesburg o algunas de las pinturas de Mondrian.

Ya en el interior cada bloque tiene su propia planificación y dentro de ellos se crean al menos nueve tipos diferentes de apartamentos. Hay espacios insólitos o poco frecuentes en edificios en altura: corredores, pasillos - el más curioso es uno semiabierto en la última planta- , escaleras normales, de emergencia, terrazas... Se apostó en él por las nuevas tecnologías pero parece que ha dado a sus habitantes bastantes problemas de mantenimiento por la mala calidad de los materiales y del aislamiento, ya desde el exterior son visibles el deterioro de algunas piezas de las fachadas.

Sin duda un edificio que despierta amores y odios pero que no deja a nadie indiferente. Los arquitectos suelen huir de las obras insignificantes y poco arriesgadas  y de ahí este valiente intento de renovación que no ha resultado muy acertado. Cuando se trata de un bloque de casas no cabe duda de que la belleza y la habitabilidad tienen que ir de la mano, por que, sin duda, para vivir todos preferimos una arquitectura más ética que estética.


Twitter: María Vera


 

8 + 3 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
arte70x80

He sido siempre una apasionada del mundo del arte, me recuerdo adolescente comprándome en el kiosko unos coleccionables sobre museos del mundo que todavía conservo en casa. Cuando me licencié en la facultad me dediqué al arte moderno,  centrándome en Dalí, protagonista de mi tesis y de alguna de mis publicaciones. Ahora, en este blog, me apetece compartir con vosotros mis visitas a  las más interesantes exposiciones de Madrid, a sus museos y sus galerías, y teneros al tanto de la actualidad artística. ¿Os animáis a patear la ciudad conmigo?

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%