Atrapados por el tiempo

El melonero de Villaconejos y su drone

15.05.2014 | 0 Comentarios
gopro_delafuente

A unos centímetros bajo tierra esperan los melones de Villaconejos. Su madurez la alcanzarán a finales de julio. La época de siembra comienza a mediados de abril y se alarga hasta estos días. Algo más tarde que en el resto de España. Allí nos recibe José Carlos Velasco. Agricultor desde que tiene uso de razón, no ha hecho otra cosa en la vida dice. Desde la cabina de su tractor recorremos su campo mientras un trabajador, a pie, va detrás del vehículo supervisando que la canalización para el riego que están colocando queda en su sitio.

Quedamos para hacerle una entrevista y que nos hable del tiempo, de cómo le afecta en su profesión. Él a lo suyo y yo a lo mío. Lo primero buscar una ubicación en su "John Deere"  donde poder enganchar mi Gopro. Me mira extrañado, creo que esperaba algo más grande.

Y comienza la grabación. Le doy al "rec" desde mi teléfono y Juan Carlos,  el cámara profesional, hace lo mismo desde su Sony. Necesito sincronizar el audio del micrófono inalámbrico con la imagen de la Gopro.

 

A unos 5km/h José Carlos, el agricultor de Villaconejos, me cuenta que no cambiaría su trabajo por nada del mundo. Reconoce que es muy sacrificado, trabajar de sol a sol para que de repente llegue una tormenta y se lleve toda la cosecha. Si fuera por dinero, dice Juan Carlos, el no seguía en esto. Pero no puede remediarlo, le gusta el campo.

Como a muchos chicos de ciudad. El campo y los pueblos. Conozco a gente que mataría por poder decir a sus amigos que se va "a su pueblo". Son pueblerinos frustrados. Que no pueden esconder su origen urbano y que de vez en cuando se quitan el mono pueblerino. Prefiero no decir quién es. Pero conozco a uno de esos pueblerinos de vocación. Lo primero que me llama la atención es el volumen de voz con el que se dirige a los tranquilos pueblerinos de nacimiento y profesión. Les grita. ¿Por qué? No lo entiendo aunque he observado el mismo fenómeno cuando una persona intenta explicarle a un guiri cómo llegar, por ejemplo, al museo del Prado. Él no habla español pero hay un mecanismo cerebral inexplicable que lleva a esa gente a pensar que si se lo explicas en español pero gritando te va a entender.

A los pueblerinos frustrados también les gusta ir al bar del pueblo a mezclarse en las tertulias de los parroquianos. Ir a ver los animalitos y decir ¡mira hijo son gallinas! ¡hijo mío un día de estos llegarás a ser de pueblo, como tu padre! Tengo una extraña teoría que me viene a la cabeza cuando voy de viaje. Cuando paso por cualquier pueblo español y veo a dos hombres con boina sentados junto a la carretera, apoyados en su bastón, que siguen con la cabeza el paso de tu coche. Siempre me imagino que cuando les pierda de vista por el retrovisor volverán a su tema de conversación. Y lo normal es pensar que hablen de la cosecha, o de cuando eran quintos (expresión que he conocido visitando pueblos, perdón por la ignorancia). Pero insisto, por alguna extraña sensación, cuando les pierdo de vista me los imagino retomando una conversación digna de Redes, el programa de Punset. Hablando de las posibilidades de que exista vida antes de la muerte o de la conexión entre la etología y la neurociencia. Y mis pensamientos no van mal encaminados porque cuando le expliqué a José Carlos, el melonero de Villaconejos,  lo que era una Gopro, me calló la boca al decirme que él tiene una desde hace tiempo y ahora se acaba de comprar un drone, antes UAV (para los entendidos, para poder grabar sus tierras desde el aire. Y le pregunté si se basaba en "las cabañuelas" para predecir el tiempo. Su respuesta fue que para saber si su cosecha está o no peligro hacía lo siguiente: se colocaba siempre en el mismo sitio de su finca, y apuntando hacia el sol, procedía a sacar su teléfono, Iphone 5s matiza,  y le daba a eltiempo.es. Nunca falla dice. Así, yo también quiero ser de pueblo.
 

Javier de la Fuente

 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
delafuente2_70x80

Desde que nací, quería ser piloto, volar. Pero las corrientes me han traído a otra profesión que nada tiene que ver. ¿O si? Aquí me tienen atrapado por el tiempo, pendiente del sol y las nubes. Pero no soy el único.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?