La Opinión de Hermann Tertsch

El caso Faisán no está cerrado

23.09.2011 | 0 Comentarios
antonio_camacho

Como ya sabrán, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha decidido devolver al juez Pablo Ruz el sumario del caso Faisán. Así se conoce el escándalo del chivatazo que recibió ETA para eludir una operación policial. Y que, según todos los indicios, partió de la cúpula policial del ministerio del Interior, entonces bajo Rubalcaba. Segundo del ministerio era entonces su actual titular, Antonio Camacho. El juez Ruz había procesado por revelación de secretos y colaboración con banda armada al director general de la Policía, el número tres del ministerio y a dos altos mandos policiales. La situación era inaudita. E impensable en cualquier democracia europea. Tres estrechos colaboradores del ministro procesados por colaborar con una banda terrorista. Una banda que ha asesinado a cerca de novecientos españoles. Cientos de ellos policías y guardias civiles. Por supuesto nadie dimitió.

El caso ha sufrido numerosos contratiempos. Por llamarlo así. Porque pasó más de dos años en el cajón del despecho del juez Garzón inmovilizado. Y habría quedado allí previsiblemente de no haber perdido Garzón su puesto en la Audicencia al ser implicado en tres casos de prevaricación. Pero no habría de ser el último. Cuando Ruz rechazó los recursos de la defensa, el presidente de la Sala de lo Penal, el juez Bermúdez, de forma absolutamente inesperada, elevó la causa al pleno de la Sala. Según dijo, por la complejidad de la causa. Inmediatamente se vio aquí un intento de hacer caer la acusación de colaboración con banda armada. Y enviar el caso, ya fuera de la Audiencia Nacional, a un juzgado de Irún donde desaparecería del debate nacional. En plena campaña.

Las estrechas relaciones del juez Bermudez con Rubalcaba fortalecieron la convicción de que estaba en marcha una operación para evitar la acusación más grave a los policías. Y evitar que estos, abocados a una condena, pudieran decidirse a revelar quiénes les dieron las órdenes. Su superior natural es el actual ministro, con el cual hablaron los implicados el día de autos. La operación no parece haber sido un éxito. Porque si bien la Sala ha revocado los procesamientos, ha devuelto la causa al juez Ruz con orden de seguir investigando. Es decir, en la Audiencia y por colaboración con banda armada.

El juez debe ahora dedicarse con nuevo ímpetu a las diligencias. Entre las que ya debería estar esa testificación del ministro Camacho que no consideró necesaria en su día. El Gobierno socialista y los medios cercanos han echado las campanas al vuelo y manifestado que consideran cerrado el caso. Sin duda se precipitan. No sólo no está cerrado sino que ahora el juez Ruz tiene la orden de investigar más, también a posibles inculpados aforados. Es por tanto muy posible que se equivoquen no sólo en que no pueden ya garantizar la impunidad de los acusados. Sino tampoco de aquellos que, en el marco de esa negociación e intercambio de favores con ETA, acabaron ordenando un delito de colaboración con el mayor enemigo del Estado. Eso que siempre se ha llamado alta traición.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
4 + 4 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%