Abre los ojos

El belén de misterios de Salzillo

20.12.2013 | 1 Comentarios
misterio5belen

Mes de diciembre, la Navidad llega a Madrid. El alumbrado de las calles, el árbol de la Puerta del Sol, los mercadillos, los villancicos, la lotería, los dulces y los belenes llenan nuestra ciudad. Para muchos poner el belén en casa o visitar otros sigue siendo una tradición. La costumbre es muy antigua y proviene de la veneración de las reliquias del pesebre traidas a Roma desde Belén. Pero la moda popular del nacimiento es mucho más reciente. Parece que fue San Francisco de Asís quien recreó el primer belén viviente en el interior de una cueva. A partir de entonces las representaciones del misterio se extendieron, gracias a los franciscanos, y llegaron a España en el siglo XIV. Pero será en el  XVIII cuando Carlos III adopte la costumbre italiana de instalar en navidad un nacimiento en palacio. Las figuras venían de Nápoles surgiendo así los famosos belenes napolitanos imitados después por los artistas españoles. Desde el palacio la moda se traslada a la nobleza y de ahí al resto del pueblo.

Y, sin duda, la representación por excelencia del arte belenístico en España en el siglo XVIII está en manos de Francisco Salzillo. Es el autor del nacimiento instalado este año en el Palacio de Cibeles y que podemos visitar hasta el dos de febrero. Se trata del mayor y más importante belén barroco español. Ha viajado desde Murcia, donde está instalado en el Museo Salzillo, para que lo disfruten los madrileños y quienes nos visiten en Navidad.

Primero deciros algo sobre Francisco de Salzillo (1707-1783) que es el más importante imaginero de la escultura barroca española. Se dedicó, casi exclusivamente, a las obras de devoción y es famoso, sobre todo, por sus pasos procesionales y por este belén. Su trabajo es el resultado de un cruce de influencias y estilos, por un lado la tradición española y por otro el barroco italiano. A partir de aquí creó una marca personal con técnicas muy novedosas.

Pero empecemos la visita, la luz suave y la música navideña nos ponen en situación y nos acompañan todo el trayecto. Este belén se llevó a cabo entre 1776 y 1783 por encargo del noble Jesualdo Riquelme, amigo de Salzillo, que lo quería para decorar su palacio. Aunque el escultor murciano fue el artífice único de su concepción también colaboraron Roque López y su taller, siguiendo las pautas dadas por el maestro, lo que permitió mantener la homogeneidad del conjunto. En Madrid se exponen  297 piezas, una selección del total de 556 que lo componen.

¿Cómo está instalado? Al principio los belenes de misterios, se montaban de forma efímera, cambiando cada navidad, como si de una exposición temporal se tratara. Será a partir de 1883, primer centenario de la muerte del artista, cuando el belén adopta una estructura más definitiva. En este caso y, según explican las comisarias de la exposición: Concepción de la Peña Velasco -catedrática de historia del arte de la universidad de Murcia- y María Teresa Martín Tornes -directora del museo Salzillo-, su montaje es casi idéntico al del museo del que viene. Se trata de una instalación con sentido narrativo, como un diorama, que es como nos resulta más fácil de ver. Basándose en los evangelios de san Mateo y san Lucas, Salzillo va relatando la historia bíblica del nacimiento de Cristo compaginando los motivos religiosos con otros de carácter popular o costumbrista.

Comienza con la escena de la Anunciación y después siguen: una talla bellísima de el sueño de san José, la visitación o el anuncio a los pastores. Todas las figuras -de entre veinticinco o treinta centímetros- son de arcilla, madera o cartón y están ricamente policromadas. Muchas aparecen ambientadas  en extraordinarias arquitecturas, desde la majestuosidad del palacio de Herodes, a los modelos de construcciones domésticas de los siglos XVIII y comienzos del XIX en las casas de la Virgen y santa Isabel. El nacimiento se inserta en un pórtico en ruinas que erigió el tallista Pedro Collado. En la parte alta, hay delicados ángeles que parecen en continuo movimiento y abajo a la derecha un simpático niño intenta trepar por una de las columnas. Es admirable también el cortejo de los reyes a caballo acompañados por los pajes. Todos ellos están elegantemente vestidos con preciosos sombreros forrados de exóticas telas y adornos de plumas como si se tratara de miembros de una  refinada nobleza local.




La visita continúa por la vitrina trasera con escenas religiosas como la presentación en el templo, junto a otras costumbristas como la lectura del romance o el amor de la lumbre con su precioso trío de figuras. Más allá, los elegantes soldados protegen el castillo de Herodes que se asoma al balcón para arengarlos. Uno de los mejores grupos es el la matanza de los inocentes, llevado a cabo un poco después de 1800, donde la tragedia aparece reflejada en el rostro de las madres que defienden a sus hijos de la muerte. Con la huida a Egipto nuestra visita llega al final.


El belén de Salzillo tiene, sin duda, un extraordinario valor artístico, más allá de la inspiración religiosa, se convierte en una amplia galería de tipos humanos, una especie de muestrario de gestos y actitudes, un fiel espejo de la sociedad española de la época. Ahora bien, para mí, el conjunto resulta algo frío, es como si faltara el ambiente, el paisaje que acompaña a las figuras y que armoniza todo. Aún así, no os lo perdaís.

Feliz Navidad

Todo lo que queraís saber sobre el belén de Salzillo está en  http://www.museosalzillo.es

María Vera   
 

  • Hola les puedo mostrar mi casa que es la mas alumbrada y bonita de madrid cualquier cosa si les interesa esta situada en calke homero 47 de valdemoro ok muchas gracias saludos
    22.12.2013
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
4 + 7 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
arte70x80

He sido siempre una apasionada del mundo del arte, me recuerdo adolescente comprándome en el kiosko unos coleccionables sobre museos del mundo que todavía conservo en casa. Cuando me licencié en la facultad me dediqué al arte moderno,  centrándome en Dalí, protagonista de mi tesis y de alguna de mis publicaciones. Ahora, en este blog, me apetece compartir con vosotros mis visitas a  las más interesantes exposiciones de Madrid, a sus museos y sus galerías, y teneros al tanto de la actualidad artística. ¿Os animáis a patear la ciudad conmigo?

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%