La Opinión de Hermann Tertsch

Disfraces

13.09.2011 | 0 Comentarios
cafe_rubalcaba

Otro lunes negro, amigos. Nuestra bolsa se da otro inmenso batacazo. Y nuestra prima de riesgo vuelve a situarse por encima de los 350 puntos. Estamos en el ojo del huracán. Provocado en primer término por la amenaza de la quiebra inminente de Grecia. Nadie sabe dónde va a acabar esto. Y hoy ya la única garantía relativa de que el espacio euro va a subsistir radica en la convicción de que cualquier alternativa es catastrófica. Pero nadie sabe quienes sobrevivirán en ese núcleo duro. Parece ya muy difícil que Grecia permanezca en él. Y los peligros después se ciernen sobre nosotros. Es cierto que en gran medida no somos ya dueños de nuestro propio destino. No lo somos, porque no tomamos muchas medidas necesarias cuando había tiempo. Eran los tiempos esn que se nos decía que no nos pasaba nada. Ahora es tarde. Y nuestro prestigio como país y nuestra credibilidad como economía deudora han sido literalmente destruidas por este gobierno. Por años de añagazas, trampas, medias verdades y grandes mentiras. Todo ello es una tragedia. Pero tenemos que comprobar con alarma que seguimos en lo mismo. Y lo que sí podemos hacer se sigue impidiendo o postergando. Lo que antes lo causaba la irresponsabilidad y ceguera ideológica de Zapatero, ahora lo provocan los intereses electorales del partido gobernante. El presidente Zapatero presionado por el exterior llegó al acuerdo del PSOE con el PP para la reforma constitucional. Se hizo a espaldas del candidato socialista. La medida era necesaria, imprescindible. Pero no suficiente. Y desde luego no es cierto que como dice ahora el Gobierno por López Garrido, fuera una contrapartida a los eurobonos. Era una condición, en todo caso, para que siguiera la compra de nuestra deuda por el BCE, que ha evitado de momento el desastre. Los eurobonos no llegarán, como bien dice Joaquín Almunia, un socialista creíble, mientras no se hayan completado todos los ajustes necesarios. Y haya una autoridad central europeoa económica y fiscal. Y aquí los ajustes imprescindibles pasan hoy por una reforma laboral real y radical. Que es lo que tenía que haber impuesto ya el Gobierno. Pero como no conviene a la campaña izquierdista de Rubalcaba, esta medida imprescindible de la reforma laboral, se sustituye por otras medidas ridículas como la restauración del impuesto al patrimonio. Que aprobará el Consejo de ministros para que el candidato pueda mejorar su disfraz de Robin Hood. Estamos al borde del abismo, y el Gobierno está dedicado a fabricarle medidas cosméticas inútiles al candidato socialista. Jamás ha sido tan evidente que un Gobierno y un partido desprecien tanto el interés inmediato y vital de su patria por intereses partidistas elelctoralistas. Es lo que se llama una despedida de vergüenza absoluta..

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
7 + 7 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%