La Opinión de Hermann Tertsch

Crónica de tribunales

07.03.2012 | 0 Comentarios
blanco_objetivo_programa

Resulta bastante insufrible que la crónica política en este país parezca una crónica de tribunales. No debemos acostumbrarnos. Pero sí debemos agradecer que sean muchos los casos que salgan a la luz. Que sean muchos ahora los casos que sean juzgados. Y que lo sean con todas sus consecuencias. Sea quien sea el implicado. También por supuesto el yerno del Rey. Que no debe recibir mejor trato. Pero tampoco peor. Porque si hay algun fenómeno repugnante en esta cuestión además de la corrupción y los corruptos, esta en las ganas de linchamiento que surjen en ciertos casos. Y que revelan que algunos medran de la movilización de los peores instintos de gentes que pueden convertirse en turba.

Lo que pasamos estos meses, y supongo se prolongará años, es un proceso necesario. Para poner freno a una corrupción que ha alcanzado niveles que dañan la imagen de la democracia misma. Y para acabar con una impunidad que ha servido como mejor reclamo a la subcultura del abuso, del cohecho y la malversación.

Esperemos que dentro de una década recordemos estos años como el momento de la inflexión. Los momentos en la historia de España en que se impusieron nuevos hábitos. Y nuevos códigos, con vocación de rigor. Y rompimos con una larga tradición de aceptación resignada del abuso y dispendio con el dinero público. Tenemos condenados e implicados de todos los partidos, especialmente de los dos grandes. De gentes que buscaron cobijo en las formaciones políticas con ánimo de hacer negocio. Y sin ápice alguno de vocación de servicio público. Toda esta gente ha de ser expulsada de la política.

Hace semanas nos escanadlizamos con las conversaciones del presidente valenciano Camps con unos amigos suyos implicados en turbios negocios delcitivos. Pero Camps fue absuelto. Porque no se le probó contrapartida alguna a aquellos espesos personajes,. Ahora nos llegan las conversaciones del exministro de Fomento, José Blanco, con mucho hombre de negocios y algún delincuente. Pocas dudas hay de que el ministro había asumido el papel de conseguidor para esos ambiciosos empresarios. Por probar queda ahora que fuera generosamente remunerado, él y el Partido socialista, como algunos de ellos aseguran. Estremecedor es el caso que ahora estalla en Andalucía. La agonía del partido socialista que ha mantenido un régimen incotestado durante 30 años hace que ahora surja lo que quedaba antes oculto. Pero no son casos de corrupción más o menos generalizados. Es mucho más que eso. Son métodos y estructuras para el desvío y la malversación organizados desde la Junta. Entre las frases escuchadas allí la más tremenda puede ser esta: Si me comprometiera con la ética no estaría trabajando en esta organización". Esto decía la jefa de una empresa pública de la Junta. Otra frase cuando pedía la redacción de informes falsos: los de arriba lo saben todo. Veremos si después del 25 de marzo lo sabemos todo, todos los españoles.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 1 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%