La Opinión de Hermann Tertsch

Crisis eurozona

25.03.2011 | 0 Comentarios
Socrates

La Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea ha comenzado llena de incertidumbres. De momento y una vez más, la cumbre de los veintisiete se ve eclipsada por la crisis de la eurozona. Que afecta a todos pero a la que no pertenecen muchos, nueve exactamente. La existencia de estas dos comunidades en una Unión es fuente de crecientes fricciones.

La Unión sufre una crisis general de confianza. Siempre las ha habido, es muy cierto. Pero capítulos tan deplorables como las peleas públicas con motivo de la intervención militar en Libia no hacen sino aumentar las dudas sobre el proyecto común. En estas semanas, las fricciones por la crisis libia han enterrado las esperanzas de una política exterior común. Y muchos hablan abiertamente de la vuelta a la política nacionalista que marcó a Europa en el siglo XIX. En la que una Alemania neutralista se desentiende de Occidente, Francia persigue sus ambiciones estratégicas propias sin recato alguno. Y el Reino Unido ignora directamente a Europa. Y todos los demás son invitados de piedra que se colocan con uno u otro, según intereses cortoplacistas.

Mal ambiente por tanto. Que se agrava cuando se habla de dinero. Y de eso hay que hablar y mucho. Porque a Bruselas llega un presidente del gobierno cesante de un Portugal casi en quiebra. Que intenta convencer a Europa y los mercados de que en Portugal se impondrá la política de austeridad acordada. Pero llega el primer ministro portugués un día después de dimitir precisamente porque el parlamento ha rechazado su paquete de medidas. Quizás la intervención para el rescate financiero de Portugal no sea inmediata. Y se espere a junio. Aunque en general se considera insostenible la situación.

Con Portugal en periodo electoral, nadie esperar frenar el deterioro. La ampliación del fondo de rescate ha sido pospuesto también a junio. Y la canciller Merkel se enfrenta a serias dificultades. En su propio partido se alzan las voces contra la "unión de transferencias", como la llaman con sarcasmo, una union en la que algunos, especialmente Alemania, tengan que financiar los desmanes económicos de otros. No es solidario, dicen, ayudar a países que no aceptan la austeridad como Portugal y no a otros como Eslovenia que cumplen. Merkel intenta calmar los animos con cantos de excelencia al euro. Y a las muchas ventajas que se derivan para Alemania de su existencia.

España acude sin los deberes cumplidos en materia laboral. Pero con la esperanza de que la caida de Portugal no nos exponga automáticamente. Nuestra deuda ha logrado diferenciarse de momento. Pero la parálisis política de España también es alarmante. Luego nuestra tranquilidad esta perfectamente infundada.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
9 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%