Palabra de meteo

Cómo ser mujer del tiempo... y no morir en el intento

13.03.2012 | 3 Comentarios
Blog Lucía Bustillo

 En mi primer día se me ocurrieron varias formas de definir mi trabajo, desde pánico escénico,  hasta nerviosismo, riesgo a caer en ridículo, vergüenza, fobia y un sinfín de calificativos más, que así a bote pronto inspiran poca confianza a la hora de ponerse en directo frente a una cámara.

Muchos comunicadores recién salidos del horno no ocultan el vértigo que provoca el directo, pero los veteranos, los que están más curtidos en la profesión dicen que después de tantos años uno no se acostumbra a ver una cámara sin sentir un cosquilleo en el estómago.

Y a mí también me pasa, ni más ni menos. Personalmente creo que todo ello es un efecto colateral de esa búsqueda por la excelencia profesional, a esa a la que nadie quiere faltarle al respeto por falta de responsabilidad o savoir faire.

Ser fiel a la realidad, transmitir veracidad y aplicar objetividad en tu trabajo es muy importante y en el ámbito que a mí me atañe, el de la información meteorológica, también.  Y es que en esto de ‘dar el tiempo’ pasa lo  mismo que con las noticias, aunque yo me atrevería a decir que más a menudo, si habitualmente aciertas con el pronóstico pocos reconocerán tu trabajo, fallas un día y todos lo comentarán.

Existen tantos tipos de consumidores de información meteorológica, como posteriores comentarios burlescos hacia nuestro trabajo. A todos nos suenan familiares estos clichés tan extendidos: ¡Estos del tiempo nunca aciertan! ¡Seguro que dicen que hará sol y luego lloverá!

Pues bien, voy a romper una lanza a favor de nuestro compromiso con la verdad, porque esperar un pronóstico milimétrico de la información meteorológica podría compararse con exigir a un periodista especializado en economía que acierte con el cierre de la bolsa o con la subida o bajada de unas acciones. Exigencias imposibles para un mundo muchas veces impredecible.

Y por eso mismo elaborar un buen pronóstico del tiempo es un hueso duro de roer ya que son muchos los factores a tener en cuenta, modelos numéricos,  consultar estaciones meteorológicas, imágenes de satélite, radares, temperaturas, mapas de precipitación y más datos y estadísticas.

El dar con la información objetiva  y transmitirla de una manera fácilmente asimilable es la máxima de los comunicadores del tiempo. Encontrar la manera de informar es clave y para hacerlo debes tener muy claros algunos conceptos así como la importancia de utilizar las palabras adecuadas.

Llevo tan sólo unos meses desentrañando mapas y aprendiendo nuevos conceptos a diario. He de confesar que al principio no comprendía que el término que utilizas debe ser estrictamente preciso, que no es lo mismo decir lluvia que llovizna. Que las nubes de tipo alto no acarrean las mismas consecuencias que las de tipo bajo y por supuesto que anunciar un tiempo inestable con lluvia y posible nieve en Madrid puede desembocar en un caos, tanto por las expectativas que genera, como por los dispositivos que con tu información pueden ponerse en marcha.

Y todo ello se debe a que lo que haga ahí fuera, afecta siempre a todas las personas. En torno al tiempo la gente toma decisiones, planifica y organiza agendas. Estamos expuestos al juicio público porque nuestra información cuenta y ejerce influencia.

Por eso es bueno recordar que cuando tienes muchas cosas que comunicar, no hay que dejar que ni una posible tormenta de críticas ni los nubarrones posteriores a algún desacierto te paren. Al menos eso intentaré yo todos los días, y de escuchar alguna crítica verle como a los días de sol, siempre la parte positiva. 

  • Lucia, además de ser guapa a rabiar, presentas el tiempo de maravilla. Gracias por tu sinceridad y a por todas!!! un beso preciosa.
    12.09.2012
  • Gracias por compartir y animar en algo que nos pasa a todos. Lo haces muy bien alegras las mañanas y aunque pronostiques nubarrones ver esa cara tan preciosa es como ver brillar el sol. ;-)
    14.03.2012 ONYX
  • Pues a mi me parece que tiene mucho que mejorar cuando narra la meteorología: habla muy deprisa, hace muy pocas pausas y las que hace son a destiempo. ¿donde están las comas? Las frases las corta en el sitio mas inoportuno, ... es que sino se ahoga, claro. Ya sabemos que es guapa ... pero narrando de viva voz no es de las promeras. A PRACTICAR que falta la hace.
    01.11.2012
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
9 + 10 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
tiempo_70x80

Este es un lugar de encuentro, para curiosear sobre todo lo relacionado con la meteorología, de la mano de nuestros presentadores del tiempo: Jacob Petrus, Antonio López, Adrián Cordero y Lucía Bustillo. 

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%