La Opinión de Hermann Tertsch

Cien días

03.04.2012 | 0 Comentarios
Rajoy viajará el martes a Lisboa para reunirse con su homólogo portugués

Cien días se han cumplido desde que asumió el Gobierno el presidente Mariano Rajoy. Han sido cien días intensísimos. Como un sprint de reformas intensas y profundas. Prácticamente todos los viernes un paquete de medidas. Muchas muy duras. Muchas muy controvertidas. Como la subida de impuestos. Una de las primeras. Que rompía una promesa electoral. Y siempre con el aliento de los mercados en la nuca. Con muchas sorpresas. Porque este Gobierno tuvola poca sensatez de celebrar como ejemplar el traspaso de poderes del Gobierno socialista saliente. Y sólo mucho después se han dado cuenta de que tampoco al final habían dicho la verdad. Y el agujero en las finanzas era inmenso. Más de dos puntos y medio en el déficit previsto. Y el daño para el ajuste ha sido muy grande.

Pero quizás no tanto como el inmenso revés que eso supuso en la credibilidad de España. Que el Gobierno socialista ha hundido en menos de ocho años a cotas vergonzantes. Y a la que dió su último golpe con la mentira prostrera de Zapatero y Salgado. El Gobierno de Rajoy ha tomado las medidas imprescindibles e inaplazables. Los organismos internacionales y nuestros socios están de acuerdo en que son las correctas. Pero nadie sabe si serán suficientes. Y desde luego no son todas las necesarias. Este esfuerzo reformista de cien días no tiene precedente y tiene mucho mérito. Pero este Gobierno parece haberse olvidado que no es un Gobierno tecnócrata como otros. Y muchas veces lo parece. Porque le falta la carga política que conlleva diseñar estas reformas, aplicarlas y explicarlas. Y transmitir a la sociedad la necesidad, también la urgencia pero ante todo las expectativas y esperanzas de estos cambios. Y los objetivos y la ilusión. Que tienen que ser una mayor calidad de nuestras vidas, la prosperidad en libertad. Cuando se piden tantos sacrificios hay que explicarlos bien. No se explican sólos. Por buenos que sean. Y no puede dejar que sean los enemigos de los cambios los que tomen la iniciativa y ganen la batalla de la comunicación. Y se apropien de los medios de comunicación. Y los usen más y mejor que el Gobierno. Los públicos y los privados

El grave revés de Andalucía y el parcial de Asturias son producto de la autosuficiencia. De la dejación y de la falta de iniciativa política. Los enemigos de las reformas están vencidos ya, hagan las huelgas que hagan. Porque la realidad es terca. Y los cambios imprescindibles e inevitables. Pero el Gobierno y el Partido del Gobierno tienen que hacer política con mayúsculas. Para dar ánimo y referencias a la sociedad. Para hacer el camino más sólido y la travesía del desierto más corta.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
9 + 10 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%