La Opinión de Hermann Tertsch

Chapuza y soberbia

23.12.2010 | 0 Comentarios
blog_hermann_zp

El presidente del Gobierno ha dicho hace unas horas en el Congreso que "se necesitarán cinco años para corregir los desequilibrios de la economía" española. Sí señores, es el mismo que hace dos años nos decía que no había crisis. Que hace un año aseguraba que ya habíamos salido de ella. Y que hace apenas seis semanas sentenciaba que no haría falta tomar más medidas que las adoptadas.

Nuestro presidente se redescubre a diario. Cinco años son lo que suma lo que queda hasta las elecciones y la legislatura próxima. Parece que Zapatero nos dice que ahora ya sabe lo que nos pasa. Y que aquí está él para arreglarlo. A muchos sólo imaginarlo les quitará el sueño. Otros estarán encantados.

En todo caso, Zapatero parece empeñado en distraernos con la zozobra. En la copa de Navidad dijo que ya había tomado la decisión respecto a presentarse o no a las próximas elecciones. Y que ya lo saben su mujer y un amigo en el partido. Vamos, que ahora se trataba no solo de adivinar si se presenta o no. Sino quien lo sabe y quien no. Al resto de sus amigos en el partido no les ha hecho ninguna gracia esta especie de juego faldicorto con las adivinanzas. Saben que los españoles tienen otros problemas y no están para bromas.

Al presidente le han obligado fuera a tomar las medidas que está tomando. Pero parece decidido a demostrar que él hará estas cosas mejor que nadie. Aunque sean exactamente lo contrario de lo que siempre ha defendido y prometido. Le subestima quien crea que esto puede causarle una crisis de conciencia. Pero sus ansias de erigirse en un Cameron que como el premier británico despierte las esperanzas de regeneración tras la cura, se topan con la realidad de su gobierno. Y de la sociedad española, desmemoriada, pero no tanto. Dificilmente va a lograr echar ahora a la sociedad la culpa de todo lo sucedido en estos luctuosos años. Pero se intentará. Algo así como la culpa es de todos, pero el bueno de Zapatero se ocupará de disciplinarnos.

Ya se ve en la llamada Ley Sinde. Ahora resulta que la masiva oposición a esta ley y su derrota en el parlamento se debe a la tolerancia social o complicidad con el robo. No, señores. El fracaso de la ley Sinde es la prueba de que un gobierno en descomposición no acierta ni cuando le asiste la razón. La tiene el Gobierno en la legitima tarea de proteger la propiedad intelectual. Pero ha pretendido hacerlo con una ley tramposa, escondida en una Ley de Economía Sostenible. Y despreciando inquietudes legítimas sobre el posible abuso del poder. La ley Sinde es la historia de una gran chapuza, de mucha soberbia y voluntad de engaño. Todo un paradigma de la era que Zapatero quiere prolongar.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
7 + 2 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%