La Opinión de Hermann Tertsch

Caso Otegui

12.11.2010 | 2 Comentarios
Arnaldo Otegi

El juicio que comenzó este jueves en la Audiencia Nacional contra el líder de Batasuna Arnaldo Otegui es en sí un caso menor. La fiscalía pide tan solo 18 meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo. Lo grave en el caso Otegui es todo lo que rodea a este juicio. Y que tan bien define el caos que introdujo en la lucha antiterrorista la negociación del presidente del Gobierno con la banda armada.

 

Se han producido numerosas detenciones en los últimos años. Revelan la debilidad de la banda y la capacidad de las Fuerzas de Seguridad cuando tienen manos libres para actuar. Pero nunca se ha liquidado de forma definitiva y creíble la opción negociadora. Esto ha generado confusión en medios gubernamentales y sospechas en medios de la oposición. Sospechas reforzadas por la negativa del Gobierno a anular el permiso pàra la negociación que obtuvo en la pasada legislatura en el Congreso de los Diputados.

 

Sabemos que aquellas negociaciones comenzaron antes de la llegada al poder de Zapatero y a espaldas del Gobierno de José Maria Aznar. Y continuaron después del atentado contra la T-4 pese a todas las afirmaciones contrarias del gobierno y especialmente de su actual vicepresidente, Rubalcaba. Hoy viernes, la Audiencia vivirá el grotesco espectáculo de la comparecencia del presidente de los socialistas vascos, Jesus Eguiguren, llamado a testificar a favor del terrorista. Es un miembro del partido del Gobierno que se jacta de sus negociaciones con Otegui y sus encuentros con el jefe etarra Josu Ternera, buscado por la justicia.

 

El PSOE salió ayer en tromba a defender o justificar a Eguiguren que nunca ha ocultado tener mejor sintonía con Batasuna que con la oposición democrática española. Ayer Otegui dijo que la celebración del mitin de Anoeta por el que está acusado, se preparó en connivencia con los socialistas y que Zapatero estaba informado al respecto. Aquel mitin marcó el momento en el que Zapatero comenzó a preparar a los españoles para hacer pública la negociación que mantenía con la banda. Y que presentó, con Eguiguren como negociador, como el proceso de paz inrfalible. No lo era como se demostró.

 

Ahora, en lo que parece un buen reparto, unos miembros del Gobierno mantienen la actitud dura contra ETA mientras Eguiguren lleva el peso de los optimistas, lo que hace cuatro años hacía el presidente. El objetivo es el mismo. Un silencio de las armas pactado entre el estado y los terroristas. Y la vuelta de las franquicias etarras a las instituciones. Habrá quienes estén a favor. Otros consideramos que todo pacto con los asesinos es una afrenta insoportable a la democracia española y a las víctimas.

  • Me asquea, y tengo nauseas de aquellos que utilizan el terrorismo para hacer política y que se olvidan de las víctimas. Y todo por mantenerse en el Gobierno
    12.11.2010 Miriamgonzalez
  • Me asquea, y tengo nauseas de aquellos que utilizan el terrorismo para hacer política y que se olvidan de las víctimas. Y todo por mantenerse en el Gobierno
    12.11.2010 Miriamgonzalez
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
9 + 1 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?