Nos queda la música

Carlos Berlanga

30.09.2010 | 0 Comentarios
Carlos Berlanga
Si tuviera que elegir los cinco nombres más importantes de la música española me encontraría en un aprieto, claro. Es el encanto de las listas de este tipo, a las que somos tan aficionados. Resulta imposible reducir a tan solo unos artistas la diversidad de nuestra historia musical. Al final la elección suele ser coyuntural y todo depende del día e incluso del estado de ánimo.
Ahora bien, estoy seguro de uno de los nombres que siempre estaría en mi selección: Carlos Berlanga.
 
 
 
Su fallecimiento, el 5 de junio de 2002, se me antoja la más triste pérdida de las muchas que ha ido conociendo la generación “movida”. Falleció con 42 años. Con una obra magistral y ni un solo paso en falso. Tras Dinarama, no se prodigó tanto como a los fans nos hubiese gustado, pero sus discos son palabras mayores.
 
 
 
Un repaso breve, para los no iniciados:
-formó parte de Kaka de Luxe, leyenda pionera del punk madrileño.
 
-montó los Pegamoides con Alaska, Eduardo Benavente, Ana Curra y Nacho Canut, con quien compuso un montón de clásicos indiscutibles de nuestro pop. Y un hit: “Bailando”.
 
-cuando los Pegamoides se tiñeron de siniestro se largó, montando Dinarama, que acabó acogiendo nuevamente a Alaska y Nacho. Con ellos llegaría el éxito masivo a través de cuatro álbumes (“Canciones profanas”, “Deseo Carnal”, “No es pecado”, “Fan Fatal”) y un disco de remezclas (“Diez”).
 
Comenzaba la leyenda. El binomio compositor Carlos Berlanga-Nacho Canut funcionaba a pleno rendimiento, pero desencuentros en el enfoque dance de “Fan Fatal” y la alergia de Carlos al directo terminaron con el grupo. Fangoria por un lado y Berlanga por otro.
 
 
 
Carlos Berlanga y sus cuatro discos, no lo suficientemente escuchados:
 
-Su debut en solitario, “El ángel exterminador” (1990), producido por Luis Carlos Esteban (Olé Olé) y con la colaboración de Miguel Bosé, fue un intento fallido de asalto al mercado mainstream. Demasiado elegante para el gran público.
 
 
 
-Segundo logro, “Indicios” (1994). Versiones de Jobim (“Aguas de março”, con Ana Belén) y Vainica Doble (“La funcionaria”, con ellas mismas). Pero, sobre todo, una colección de hits (“Si no es por ti”, “Tazas de té”, “Indicios de arrepentimiento”…) que no lo fueron por la mala promoción. El disco se desvaneció. Una pena, un hito reivindicado años después a través de la reedición de los chicos de Austrohúngaro.
 
 
 
-Tercer intento: “Vía satélite alrededor de Carlos Berlanga” (1997). Producción de Fangoria con Big Toxic, quizá sea el disco que peor ha envejecido. Solucionados sus problemillas, el reencuentro con Nacho Canut nos depara unas cuantas alegrías.
 
 
 
-Y el álbum final, “Impermeable” (2001). La producción de Ibon Errazkin es simplemente perfecta. Un Berlanga en estado de gracia y una colección de temas intachable. Su mejor álbum. Otra versión de Jobim (“Wave”) y un “A Cannes” que homenajea a François Hardy. Pero sobre todo, “Vacaciones”, “Lady Dilema”, “Impermeabilizado”… y todo el disco. De sonido elegante y variado. Lástima que sea tan corto.
 
 
 
Cada disco en una compañía diferente. La relación de Berlanga con el mundo discográfico no fue precisamente buena. Hasta llegar a Elefant. Podríamos fantasear con los álbumes que habría llegado a editar… Con su capacidad para la melodía y el arreglo exquisito; o esas letras, llenas de humor inteligente, emocionantes, certeras…
 
 
 
En 2009 Carlos hubiera cumplido 50 años. En Madrid se celebró una exposición dedicada al personaje y su abundante obra gráfica (quizá menos conocida): pinturas, cómics, portadas, carteles para películas, ilustraciones…
 
 
 
Hace unos meses se editaba un recopilatorio de su obra. Por primera vez Alaska no era la protagonista. Carlos es la estrella en “Reproches y vehemencias” (precioso título). Dos cds recorriendo los temas de Pegamoides y Dinarama donde él cantaba, un paseo por sus discos en solitario y unas cuantas demos y rarezas.
 
 
 
Y ahora, el disco de homenaje: “Viaje satélite alrededor de Carlos Berlanga”. 22 versiones (incluso su tema para el programa televisivo “La edad de oro”) a cargo de artistas amigos (Fangoria, Bonezzi, Sarassas Music -o sea McNamara-, Acusicas, Glamour to kill, Astrud,…) e inesperados (Xoel Deluxe, Bebe, Maderita, La casa azul, Los Planetas). Algunas buenas, otras no tanto. Da igual: la edición es un lujo, un libreto con las letras e ilustraciones del propio Carlos. Y el juego siempre divertido de revisar esas canciones inmortales transformadas de 22 formas distintas.
Lo presentan esta noche, un poco de tapadillo (¿por qué no un evento más grande?) en un “Secret show” montado por MySpace en una sala de Madrid. Allí estaremos. Recordando a un ídolo.
 
“Nos queda la música” se declara “fan fatal” de Carlos Berlanga.
 
 
 
Si quieres comentarnos algo, como en este blog de momento es imposible, hazlo en nuestro grupo de fans en facebook http://www.facebook.com/group.php?gid=56693291236
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
6 + 12 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
joseluis_blog

José Luis Casado presenta los programas musicales de LaOtra "Nos queda la Música" y "Central de Sonidos"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%