Nos queda la música

Al Vuelo

19.04.2011 | 0 Comentarios
Acid House Kings

Ya lo hemos comentado en otras ocasiones. Y es cierto, las reseñas de novedades que publicamos por aquí suelen ser de discos nacionales. Nos parece más interesante apoyar la escena española. Al fin y al cabo emitimos muchos más vídeos internacionales.

Pero lo prometido es deuda: dijimos que, de vez en cuando, hablaríamos también de novedades internacionales. Y en nuestra redacción también están sonando constantemente. Así que hoy hemos reunido un surtido variado de novedades para todos los gustos. Y unos comentarios captados “al vuelo”. Allá vamos.

-FRENCH HORN REBELLION: “The infinite music of French Horn Rebellion” (Mushroom Pillow)

No sabemos si es infinita pero la música de estos hermanos brooklynitas (Robert y David Perlick-Molinari) es toda una catarata de sonidos. Un disco denso, casi abrumador. Pasajes experimentales se cruzan con hits electrónicos bailables, momentos ambientales o melodías de psicodelia pop que podrían venir firmadas por, pongamos, MGMT (con los cuales hay más de una conexión. Y en ocasiones todo ello ocurre en la misma canción. “Estos venían en un Kitsuné. Modernos y tal”, nos dijo la chica más “moderna y tal” de por acá. Y sí, pero lo de French Horn Rebellion es mucho más.

-WILLIE NILE: “The innocent ones” (River House)


Veterano del rock, en activo desde los años 70, aunque no se ha prodigado demasiado en disco. Un ilustre desconocido para el gran público que, a lo largo de los años, ha contado con el apoyo (y los parabienes) de estrellas como Lou Reed, Bruce Springsteen o Lucinda Williams. El álbum, compuesto a medias con su batería Frankie Lee, contiene canciones de esas que te suenan de algo, que parece que ya las conozcas. Y “canciones bien hechas”, como Pablo dijo. “Sí, canciones de rock&roll de toda la vida y llenas de vida, auténticas”. Quizá Willie no sea el mejor cantante, el mejor guitarra, el mejor pianista… pero este disco está “bien hecho” y lleno de vida.  Y eso ya es mucho decir.

-ACID HOUSE KINGS: “Music sounds better with you” (Labrador)

Pop. Superpop. “¿Un poco moña, no?” pregunta Marcelo. En realidad es una pregunta habitual cuando suena música extremadamente pop, como la de estos genios del twee-(una vez más)pop sueco. A algunos les puede parecer más moña, pongamos, Alejandro Sanz, que unas cuantas canciones de melodías soleadas y felicidad supina sin ningún disfraz. Acid House Kings han tardado en editar este quinto álbum pero, claro, han logrado acumular (empalagosas) piezas casi perfectas. Del acid-house no, del flamenco tampoco (atención a la kitch portada) pero del pop sí que son reyes.

-JONNY: “Jonny” (Turnstile)

Supergrupo. O más bien superdúo. Porque en esto pasan el rato Norman Blake (de Teenage Fanclub) y Euros Childs (de Gorky´s Zygoci Mynci). Ninguno de los dos se prodiga excesivamente. De vez en cuando sacan un disco más o menos magistral (de pop con armonías pluscuamperfectas en el caso de Norman; de pop pastoral levemente psicodélico en el caso de Childs) y el resto del tiempo no sabemos muy bien qué hacen. Hasta que ahora descubrimos uno de sus divertimentos, y reúne todo lo que podríamos esperar de sus autores. Un disco precioso, mucho más que una aventura paralela. ¿Qué dijo Lola? “Ponlo otra vez”.

-EBO TAYLOR: “Life stories” (Strut)


Lo dice el subtítulo de este doble cd: “Highlife & Afrobeat Classics 1973-1980”, ¿queda claro? Gracias al actual interés por todos los sonidos procedentes de África, vamos conociendo en Occidente nombres antes solo para expertos. Ebo Taylor, guitarrista nacido en Ghana, es un músico, compositor y arreglista histórico en el “funk” (y similares) africano. Hace no mucho el mismo sello editó su primer álbum con distribución internacional (“Love and death”), ahora se recopilan temas suyos y de las principales formaciones con las que colaboraba durante los años 70. Y el resultado es, claro, una lección de ritmo. “Si te gusta Fela Kuti, ya estás tardando”, le djimos a Pepe, que se identifica como creyente del afrobeat.

-JAMES BLAKE: “James Blake” (Polydor)

James Blake la ha liado con su deep-soul en cámara de vacío. Tras unos maxis que le señalaban como “the next big thing” la expectación era máxima ante su debut. Y el disco ha logrado estar a la altura, siendo algo distinto a lo esperado. Su versión de Feist (“Limit to your love”) ya indicaba por dónde irían los tiros. Su voz dolida e imperfecta, su piano y/o su arsenal de sonidos, ruiditos e incluso fallos digitales, siempre envueltos en graves profundísimos. En algún corte prescinde de florituras tecnológicas y curiosamente no anda lejos de Antony. Del software de dormitorio “nerd” al auditorio de festival de otoño (o primavera) parece haber un paso. La textura importa. Para escuchar con cascos, flotando en el sonido, y audio sin pérdidas. No para todos los públicos pero uno de los discos del año.

-PAPERCUTS: “Fading Parade” (Sub Pop)

La escena indie yanqui, que no cesa. El nuevo trabajo, el tercero (primero con Sub Pop) de Jason Quever, parece un ejercicio de estilo de ese pop ensoñador con aristas indis que últimamente abunda y Deerhunter ejemplifica como nadie. Lucía lo resumía así: “¡Canta como si estuviera dormido!”. Un recurso extendido a toda la música con tinte psicodélico que aquí funciona estupendamente en las canciones que funcionan por sí mismas. 

 

Y no olvidéis, como siempre, que nuestro Facebook "Fans de Central de Sonidos y Nos Queda la Música" está activo durante las 24 horas del día.

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
6 + 7 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
joseluis_blog

José Luis Casado presenta los programas musicales de LaOtra "Nos queda la Música" y "Central de Sonidos"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%