Nos queda la música

Al vuelo

24.05.2011 | 0 Comentarios
blog casado pepper

Al vuelo. Reseñas rápidas de algunas novedades. Hoy, todas nacionales. Sin más.

-SR. CHINARRO: “Presidente” (Mushroom Pillow)

“No soporto esas voces de niños que les ha dado por meter ahora a los indies españoles”, lo comentaba Paco ante nuestra estupefacción mientras, en efecto, sonaba un niño en ¡un charlestón! titulado “La lección”. “Sí, y hasta coros de niños meten también Nacho Vegas y Fernando Alfaro en los últimos”. Y tiene razón. ¿Qué está pasando aquí? ¿Han sido padres todos? ¿Envejecen y quieren sonar maduros? ¿O acaso es que todos ellos acumulan ya bagaje suficiente para recurrir con soltura a lo que les apetezca, a lo que les pida cada canción? Ese es, sin duda, el caso de Antonio Luque, Sr. Chinarro. Puede seguir resultando antipático a veces pero sus discos son un valor más y más seguro. La primera escucha resultó confusa, los temas se sucedían con formas inesperadas. Y luego se le coge el punto. El nivel de las canciones es tal que no hay nada que objetar, con hits (potencialmente para todos los públicos) como “Vacaciones en el mar”, “San Borondón”, “Una llamada a la acción”… Si la voz de Luque no es precisamente versátil, aquí muestra todo registro de emociones posible. Amparado en un ramillete de temas tan variado que parece un grandes éxitos. De minoritario a masivo en el post-15M. Señor Chinarro, presidente.

-COQUE MALLA: “Termonuclear” (Warner)

Coque Malla acepta un título (y una canción) de Iván Ferreiro para su disco más áspero. “Termonuclear” añade también algunas de sus canciones más bonitas. El éxito del precedente “La hora de los gigantes” y (a través de la publicidad) del Coque Ronaldo acústico, intimista, le anima a seguir esa senda. Y el comienzo (“Despierto” y el tema titular) no puede ser mejor. El manejo de los arreglos y las cuerdas en ciertas canciones resulta delicioso. En otras, es la crudeza su mejor arma. Malla no sale tan bien parado de otras jugadas de riesgo (“La carta”, la segunda parte/recitado de “Lo intenta”) pero incluso en esos casos se valora el intento. Un paso adelante, un creador cada vez más personal. Lo cual a Rosa parece darle absolutamente igual: tras escuchar el disco nos soltó “¿Y por qué no vuelve con Los Ronaldos y se deja de mandangas?

-MARONDA: “El fin del mundo en mapas” (Absolute Beginners)

Una auténtica sorpresa. Una joya. 14 temas. Un surtido de buenas canciones donde, entre las influencias habituales del pop indi en español de toda la vida (nada que ver con modas y “hypes”) destaca cierta fijación por el pop español de los sesenta; grupos como Los Brincos o Los Ángeles que tanto atractivo daban a los primeros Lori Meyers y que añaden lustre a canciones como “Sin ministerio” o “Cambiada”. Algo también hay de bandas como Tachenko (y La Costa Brava, y El Niño Gusano, incluso ¡Family!) o La Habitación Roja, conexión lógica. “¿Grupo paralelo de La habitación roja dices? ¿Otro grupo más del Pau?”, intuyó Raúl. Esta vez no: Marc Greenwood, bajista de la veterana formación es el que aquí se une a Pablo Maronda (cantante y compositor prácticamente de todo) para facturar esta fantástica colección de canciones. Rematadas con buenos arreglos, ganchos melódicos y, desde ya, uno de los hits nacionales del año en nuestro programa: “La Roma imperial”.

-IGOR PASKUAL: “Equilibrio inestable” (Pop Up)

¿Igor Paskual? El líder y cantante de Babylon Chat, aquel grupo que aspiraba a convertirse en “glam star” y se convirtió en flor de temporada. Donostiarra de nacimiento, asturiano de necesidad. Actualmente mano derecha de Loquillo en la composición, también su guitarrista. Y aprovechando el descanso del Loco, se lanza en solitario. Con un disco extraño aunque atractivo: conjuga el sabor comercial de su potente inicio (“Pierdo la calma”, “Música para traicionar”, “Chica de gama alta”) con rarezas desencajadas (“Soy el peor novio del mundo”, “Automedicación”). Un poco pasado de vueltas a veces (“Corazón de hielo”), venciendo así nuestra suspicacia inicial (“No pregunten por qué. Bobas manías, supongo”) gracias a ese equilibrio inestable que es su contenido. En efecto, “bipolar”.

-THE PEPPER POTS: “Train to your lover” (Black Pepper)

Nos lo cuenta nuestro amigo Marc, defensor a ultranza de la banda (a nosotros también nos gusta, no penséis). Él lo dice todo: “Sí, es un ejercicio de estilo. Ya sé que vosotros siempre queréis que los grupos aporten algo propio y que eso es importante y tal, pero ¿realmente cuántos grupos “indis” o no “indis” aportan algo auténtico, algo que no copien de las bandas de moda que hay por ahí fuera? Lo de estos catalanes es puro delirio: un grupo español como de la Motown. Canciones bonitas y bailables que podrían ser de las Supremes. Todo el disco está lleno de singles de soul-pop hecho ahora pero que parece ser antiguo. Mira, necesitamos esta música. Yo estoy harto de la música negra actual, de las Beyonçés y los rappers de turno. Menos mal que aquí mismo tenemos blanquitos capaces de hacer música así. Música feliz, para bailar y para curar el espíritu. El disco anterior lo quemé en el reproductor, y éste ya estaba tardando….

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
10 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
joseluis_blog

José Luis Casado presenta los programas musicales de LaOtra "Nos queda la Música" y "Central de Sonidos"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%