Nos queda la música

Al vuelo

22.02.2012 | 0 Comentarios
Polinesia meridional
Ahí van varias reseñas de discos recientes. Cuatro novedades, algunas muy esperadas. Con nuestro punto de vista y algún comentario extra de amigos que “pasaban por aquí” (por eso llamamos a esta sección “Al vuelo”). Os recordamos que en nuestra página en Facebook comentamos muchos más discos y novedades. Solo os tenéis que pasar por “Nos queda la música y Central de sonidos” (no olvidéis pinchar “Me gusta”):    
 
 
-LA CASA AZUL: “La polinesia meridional” (Elefant)
 
A ver, digámoslo claro: nos encanta La Casa Azul. Desde sus primeras canciones (“Cerca de Shibuya”, “Chicle Cosmos”…) y el concepto de grupo falso que acercaba el proyecto de Guille Milkiway no solo a los clásicos del bubblegum sino también al ñoñipop de la época. Aunque la ambición musical de Guille iba mucho más lejos que la de sus contemporáneos: cultura pop enciclopédica, talento compositivo y genio en la producción capaz, tras un primer álbum titubeante, de reunir miles de referencias y fascinaciones particulares en el magistral “La revolución sexual”. Esta esperada continuación continúa donde aquel álbum terminó, perfeccionando el estilo (identificable y personal como pocos en la música española) con un sonido más grande, más disco, más pop, aún más recargado… Por nosotros no hay problema, todo lo contrario. ¿Pegas? Claro, no hay tanta sorpresa ya que esta nueva obra resulta demasiado parecida a la anterior. Necesita más escuchas para hipnotizar como aquella. Eso sí, las melodías siguen siendo perfectas, la música destila felicidad, los trucos (los parones, los cambios, los “crescendos”…) funcionan de maravilla… todo va bien. Pero esta vez son las letras las que logran que el disco suponga un paso realmente adelante: la tristeza, melancolía y miedos habituales se llevan al extremo (la oda a la juventud perdida “¿Qué se siente al ser tan joven?”, el angustiado protagonista de “La vida tranquila” o “Colisión inminente”) y el escapismo multicolor (“La polinesia meridional”, “Una mañana”) se hace más necesario que nunca ante una realidad como la actual (“Europa superstar”, “Sálvese quien pueda”). Esta exuberante “Polinesia meridional” resulta casi una obra política, una delicia que niega su propio nihilismo. “El amor, el baile y la música son la salvación cuando alrededor todo se derrumba”, comenta Lola, también fan de este disco. Fantasía quizá pero la más bonita…
 
 
-CLINT: “Asuntos internos” (Discos Malos)
 
Clint se llaman así por Clint Eastwood. Su ídolo, él y sus películas: de hecho, el cuarteto adopta a cuatro “Harrys” como seudónimos (El Sucio, El Ejecutor, El Fuerte y Callahan). “Venga, alégrame el día”, mítica frase de Harry, fue el apropiado comentario de Paula cuando le pasamos el disco para que lo escuchara. El caso es que éste es ya su tercer álbum, para el cual han montado su propia discográfica. Y lo suyo sigue siendo música instrumental con regusto cinematográfico. En esencia nada ha cambiado (mucho thriller, claro) pero esta vez, con la rotunda producción de Guy Fixsen (Laika), añaden estilos al ramillete de películas para las que podrían componer bandas sonoras. Y así el resultado es mucho más variado, incluso por momentos más pop. Su disco más logrado y a la vez más accessible.
 
 
-MAGA: “Satie contra Godzilla” (Mushroom Pillow)
 
Ay, ¿qué fue de Maga? El excitante debut de los sevillanos, uno de los mejores álbumes que jamás dio el indie patrio, no alcanzó la repercusión debida. Y su camino posterior ha sido difícil. Bajando un escalón en cada álbum pero sabiendo mantener la atención de los fans. El cuarto disco, previo a este “Satie contra Godzilla” que venden como “avance y regeneración” fue realmente el disco del cambio. Cambio relativo: la voz de Miguel Rivera va sobrada de personalidad, pero prescindían de los habituales arreglos electrónicos para volverse más guitarreros, supuestamente más comerciales y, lamentablemente, también más anodinos. ¿Y este nuevo trabajo? Javi, seguidor desde el primer disco, explica su punto de vista: “La primera escucha me resultó aburrida y perdí el interés, aunque lo fui ganando en las sucesivas. Me temo que Maga han perdido gran parte de su “magia”. Es una historia triste, merecen mejor suerte: es uno de los mejores grupos españoles y siempre parecen a punto de cuajar. En realidad este disco muestra todas sus facetas (ayuda la coproducción de Ramón Rodríguez “The New Raemon”). Tiene hits con su sello clásico (“El ruido que me sigue siempre”, “En mi honor”) y las guitarras más duras de su historia (“Hagamos cuentas”, “Ver de otra manera”) y, por supuesto, sus melodías y la voz de Miguel siguen siendo un valor seguro. Deberían ser carne de festival. Si Vetusta Morla arrasan ¿por qué no Maga?
 
 
-ANDRÉS SUÁREZ: “Cuando vuelva la marea” (Relocos)
 
Andrés es un cantautor gallego que no acaba de tener la repercusión que merece. Aunque, poco a poco, su nombre va calando y hace no mucho, por ejemplo, presentó este disco durante dos noches seguidas en el madrileño Teatro Lara. Sin apenas promoción su anterior trabajo vendió 4000 copias y éste nuevo debería superarlas. “Una preciosidad, me encanta, con ese tono triste y nocturno… un poco a lo Quique González”, comenta Sofía al escucharlo en el reproductor. Y luego está Pablo Milanés, referente general y colaborador en uno de los temas, el gran “Perdón por los bailes
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
2 + 14 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
joseluis_blog

José Luis Casado presenta los programas musicales de LaOtra "Nos queda la Música" y "Central de Sonidos"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%