La Opinión de Hermann Tertsch

¿Y ahora qué?

17.05.2011 | 0 Comentarios
Strauss-Kahn ingresa en la cárcel neoyorquina de Rikers Island

La detención de Dominique Strauss Kahn en Nueva York, acusado de una triple agresión sexual, es sin duda una inmensa tragedia personal para el implicado. Pero es además una bomba de imprevisibles consecuencias para la política francesa, para el propio Fondo Monetario Internacional del que es aun director y para la crisis financiera europea.

Es difícil imaginar un escándalo personal con tantas implicaciones políticas y económicas internacionales. Vamos, que ni la fuga del presidente Obama con una jovencita provocaría tantos quebraderos de cabeza en tantos sitios como este escándalo. Obligada siempre la presunción de inocencia, lo es más en un caso en el que hay tantos beneficados de la caída de Strauss Kahn. Por eso, y aunque toda la información de la policia americana pinta un escenario muy negro para el acusado, no puede excluirse un montaje.

No hay más que ver cuántos se alegran de lo sucedido. Ni se puede excluir que sea una encerrona de quienes conocen bien las debilidades y vehemencia de esa arrolladora personalidad que es Strauss Kahn. Porque este hombre, brillante y lleno de energía como pocos en el escenario internacional, demuestra que toda la cultura, toda la sofisticación, información, educación, criterio y posición, no nos liberan nunca por completo de alguna faceta oscura.

Strauss Kahn es una inteligencia y una personalidad extraordinaria que siempre le ha gustado de moverse al filo de la navaja. Lo cierto es que tenía muchas posibilidades de ser el próximo presidente de la República Francesa. Y de ser un gran presidente. Y, eso parece claro, ya no lo será. Una mujer de servicio en un hotel neoyorquino va a la policía. Y de repente, Nicolás Sarkozy, que tenía un pie fuera del Elíseo, vuelve a estar muy sólido en la carrera. Y algunos rivales socialistas de Strauss Kahn arrollados en la lucha por la candidatura, vuelven a sonreir aunque se pretendan escandalizados.

Pero las implicaciones del escándalo no quedan ahí. Strauss Kahn ha hecho una magnifica gestión en el FMI. Le ha dado credibilidad, ha incorporado a su política a China y los países emergentes y había conseguido superar el rechazo que el FMI producía en el Tercer Mundo. Ahora se trata de que todo esto no se hunda con el artífice de tan notoria evolución. Y en Europa, en la actual crisis financiera y en el salvamento de los países más débiles, Strauss Kahn había llevado al FMI a tener un papel crucial.

Este lunes tenía que haber hablado en Bruselas de las medidas de urgencia para Grecia y también de Portugal. El domingo tenía una cita con Merkel para hablar de España. Sin su autoridad y personalidad es posible que el FMI deje de tener en Europa la prioridad que ha tenido hasta ahora. Como ven este drama personal en Nueva York da para una novela. Pero puede tener efectos muy reales, incluso para todos y cada uno de nosotros.
 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 1 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%