Las buenas palabras

¿Histórico?

15.08.2012 | 0 Comentarios
Bolt y Blake

La cada vez más extendida práctica periodística de repetir lo leído sin cuestionarlo ha extendido rápidamente la aplicación del adjetivo histórico a los éxitos deportivos. El lenguaje del deporte siempre ha presentado un tinte épico, lo que parece adecuado porque engrandece las gestas de nuestros deportistas, pero el abuso de frases como “Usain Bolt hace historia al ganar también el 4x100 masculino” está empequeñeciendo por repetición ese sustantivo, historia, y también el adjetivo correspondiente que citábamos: histórico.

Hay que reservar la voz histórico a aquellos acontecimientos dignos de figurar en los libros para siempre y no abusar de ella para aludir a lo que simplemente es importante, emocionante o espectacular. En fin: que ganar las tres pruebas más representativas del atletismo es, efectivamente, importante, pero descubrir América es esencial porque cambia el rumbo de la humanidad al unir dos mundos lejanos. O pisar otro más remoto aún, como cuando el primer ser humano que holló nuestro satélite, Neil Arden Armstrong, dijo “este es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad». El otro problema de titular así, y casi sistemáticamente, la narración de los éxitos deportivos es que la palabra historia pierde contenido y fuerza.

Atención a otro ejemplo de utilización de esquemas adquiridos, en este caso más privada que periodística, aunque podemos encontrar ejemplos de ambos casos. También repetimos sin cuestionarla la utilización de la arroba para referirnos a dos géneros en una misma palabra. Cada vez más gente inicia las cartas con la expresión Querid@s tod@s o bien escribe refiriéndose a la educación de l@s niñ@s. La arroba no se puede utilizar en estos casos porque no es un signo lingüístico. Fundéu ha publicado esta interesante apreciación: “Debe tenerse en cuenta que a esto se añade la imposibilidad de aplicar esta fórmula integradora en muchos casos sin dar lugar a graves inconsistencias, como ocurre en *Día del niñ@, donde la contracción del sólo es válida para el masculino niño. Desde un punto de vista superficial, quienes provocan este efecto quieren evitar las repeticiones, por ejemplo, de niño y niña. Pero es posible que su origen dimane de la intención del movimiento feminista de evitar que la terminación masculina represente a ambos sexos.

@rafaelcerro

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
3 + 2 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
cerro_rafa_70

El periodista de Onda Madrid Rafael Cerro intenta demostrar que hablar correctamente puede, a veces, no ser cuestión de cultura sino de mera lógica. Estamos obligados a hacernos entender. Lázaro Carreter explicaba que el buen hablante no es el que practica el habla de la clase culta, sino el que domina más registros. “El lenguaje sirve para pensar; hablando mejor somos más libres”.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%