Un holding murciano compra a Wanda el Edificio España por 265 millones de euros

Descarga el fichero

La Comunidad de Madrid ha dado luz verde a tres proyectos promovidos por el Ayuntamiento de la capital -el plan Mahou-Calderón, el Edificio España y el Frontón Beti Jai-, que para la ciudad son "de especial relevancia" y "muy positivas". Así lo ha dicho la presidenta regional, Cristina Cifuentes, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno. Precisamente el Consejo ha conocido hoy el Informe Ambiental Estratégico emitido por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, favorable a estos tres proyectos, que según la presidenta son "de especial relevancia" para la ciudad y que afectan a más de 200.000 metros cuadrados en la almendra central.

Informativo mediodía

| 20.07.2016

Trinatario Casanova, dueño del grupo inversor Baraka, ultima la compra del Edificio España, puesto en venta por Wanda, según han confirmado fuentes cercanas a la operación, que han apuntado que la oferta del empresario español ha superado los 265 millones de euros que en su día pagó el grupo chino. Según la misma fuente, la operación ha superado las expectativas del vendedor y, en todo caso, la venta no se cerrará hasta después del verano.

Esta sería la segunda gran operación inmobiliaria protagonizada por Casanova en Madrid este año, tras vender con fuertes plusvalías el número 44 de la Gran Vía de Madrid, edificio que adquirió a Bankia y que pocos meses vendió al grupo Hines con 2,6 millones de ganancias.

En 2015, compró a Peugeot España la sede que tenía en la Avenida de los Toreros, operación que estuvo asesorada por las consultoras BNP Paribas Real Estate y JLL, a la que, a su vez, Wanda encargó la venta del Edificio España, una operación sobre la que la consultora ha rehusado hacer comentarios.

A comienzos de junio, un juzgado de Madrid condenó a Casanova a un año de prisión, por un delito contra el mercado y los consumidores tras difundir falsos rumores de opa en el Banco Popular para aumentar el precio de las acciones en 2008.El fallo inhabilita al promotor murciano para intervenir en el mercado financiero durante el tiempo de la condena.

En febrero, el grupo inmobiliario chino Wanda encargó a la consultora JLL la venta del Edificio España de Madrid, inmueble que adquirió al Banco Santander en junio de 2014 por 265 millones de euros. Wanda puso a la venta el inmueble tras "reconsiderar" las obras de reconstrucción" del edificio y tras semanas de rumores sobre su posible retirada del proyecto.

A mediados de enero, se conoció que la filial española Wanda Development Madrid, encargada de las obras de remodelación, había decidido cerrar, lo que implicaba el despido de una veintena de sus empleados y desató los rumores sobre un posible fin del proyecto.

La multinacional china adquirió el emblemático edificio con el objetivo de poner en marcha un hotel, viviendas y un centro comercial a sabiendas de que el inmueble estaba entonces protegido con un nivel 3 parcial por su valor histórico-artístico, lo que impedía tirarlo abajo, según la versión del Ayuntamiento de Madrid.

Wanda abogaba por derribar y reconstruir la fachada, protegida como patrimonio, con un diseño idéntico al actual, algo que no admitió el consistorio madrileño. La firma china también posee un 20% de las acciones del Atlético de Madrid y está detrás de la llamada Operación Campamento, un proyecto de ocio y viviendas que podría suponer una de las mayores inversiones en la historia de la capital española, por valor de unos 3.000 millones de euros.

EL GRUPO MURCIANO HA ANUNCIADO QUE MANTENDRÁ A FACHADA

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha señalado que ya se han puesto en contacto con el grupo murciano Baraka, que ha comprado el Edificio España a Wanda, un inmueble en el que se mantendrán los usos fijados (residencial y hotelero) y, por supuesto, la conversación de la fachada.

El edil ha declarado a la prensa tras la comisión del ramo que las noticias que le han llegado confirman la venta. La intención del Ayuntamiento es poner este edificio en valor "cuanto antes", algo que hacen "desde el respeto a las negociaciones particulares y garantizado el interés general y el cumplimiento de la ley".

El mantenimiento de la fachada es una condición a respetar. "Eso no puede cambiarse, está definido por las norma urbanísticas y por la ficha que corresponde al edificio. Tenemos que atenernos a ese marco jurídico", ha subrayado. El Ayuntamiento no ha entrado a valorar esta transacción entre privados.